Stan Lee es demandado por agresión sexual

La denuncia fue realizada por una masajista, que afirma que el hombre ícono de Marvel, de 95 años, la agredió acariciándose y tocándola con sus genitales.

230

Una masajista demandó a Stan Lee, creativo de la famosa editorial Marvel Comics, por agresión sexual, acusándolo de tocarla inapropiadamente y de mala conducta durante sesiones en el marco de un conocido evento el año pasado en Chicago.

María Carballo presentó una demanda de cinco cargos el lunes, alegando que Lee, de 95 años, la agredió acariciándose y tocándola con sus genitales.

La demanda exige una compensación de al menos 50.000 dólares por daños y perjuicios y los honorarios de abogados por cada uno de los cinco cargos, según representantes legales.

En la demanda se afirma que los incidentes tuvieron lugar en abril de 2017, cuando el cocreador de muchos personajes de superhéroes, incluidos Pantera Negra y el Hombre Araña, se encontraba en la ciudad participando de la feria Chicago Comic & Entertainment Expo.

El abogado de Lee, Jonathan Freund, negó las acusaciones al periódico Chicago Tribune: “Es una figura pública de alto perfil y creo que es un chantaje”, dijo.

“Tiene 95 años, no creo que haya hecho eso”, resaltó.

La demanda de Carballo afirma que fue enviada en dos ocasiones a la suite de hotel de Lee en el McCormick Place Hyatt Regency.

Durante la primera sesión, Lee supuestamente se acarició el área genital, provocando que Carballo se detuviera y se fuera antes de finalizar el masaje.

Carballo sostiene que Lee se disculpó a través de su empresa y regresó para una segunda cita de masaje al día siguiente, durante la cual empleó una técnica de masaje usando los pies en lugar de las manos.

Ella acusa a Lee de acercar su pie a sus genitales, lo que la obligó a irse una vez más.

Los presuntos incidentes son anteriores a la repercusión mundial de las campañas feministas #MeToo y #TimesUp.

Al principio, Carballo temía que quejarse de las acciones de Lee la afectara negativamente en su trabajo, según la firma de abogados que la representa, pero luego cambió “después de haber visto a otras mujeres pelear para ser tratadas con dignidad y respeto”.