Chile se ofrece para acoger proceso de paz entre Colombia y ELN

La decisión de nuestro país se produce después que Ecuador decidiera el miércoles marginarse del proceso, a raíz de la inusitada violencia que estalló en la frontera.

214

Chile se ofreció para acoger las negociaciones de paz entre el gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional de ese país (ELN) después que Ecuador decidiera marginarse del proceso y dejara de ser sede de los diálogos, confirmó este viernes una fuente de la Presidencia chilena.

El Mandatario Sebastián Piñera sostuvo este viernes una conversación telefónica con su par colombiano Juan Manuel Santos “para ofrecerle la participación de Chile en el marco de los diálogos con el ELN”, dijo la fuente.

En Colombia, Santos había afirmado: “esta mañana me llamó el Presidente Sebastián Piñera y me dijo que Chile se ofrece con entusiasmo para ser sede de esas conversaciones con el ELN ahora después de que el Ecuador decidió que no iba a continuar”.

Santos dijo que lo mismo hicieron Brasil, Cuba y Noruega, parte de los países junto a Venezuela que apoyaban las negociaciones. “Estamos en este momento decidiendo cuál es el próximo paso a seguir”, afirmó el Mandatario según reproducen medios locales.

La decisión de Chile se produce después que Ecuador decidiera el miércoles marginarse del proceso de paz con el ELN y dejara de ser sede del diálogo entre el gobierno de Colombia y esa guerrilla, a raíz de la inusitada violencia que estalló en la frontera.

Los ataques y secuestros de los rebeldes disidentes de las FARC terminaron con el apoyo de Quito a los esfuerzos del gobierno colombiano por terminar con el último conflicto armado de América Latina.

Quito acogía desde febrero de 2017 las negociaciones con el ELN, considerada la última guerrilla activa en Colombia con unos 1.500 combatientes, mientras que Chile ya había participado como garante del proceso de paz que se llevó adelante con las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La violencia en la frontera entre Ecuador y Colombia tocó fondo con el asesinato en cautiverio de los tres miembros de un equipo de prensa ecuatoriano que había sido secuestrado el 26 de marzo y cuyos cuerpos aún no han sido recuperados.

Otra pareja de ecuatorianos fue posteriormente secuestrada, en acciones atribuidas por uno de los grupos que se apartó del proceso de paz con las FARC.