ETA anunciará su disolución el primer fin de semana de mayo

La organización separatista vasca renunció a la lucha armada en 2011 y en abril del 2017 entregó sus armas, proporcionando a la justicia francesa una lista de sus depósitos.

84

La organización separatista vasca ETA anunciará su disolución durante el primer fin de semana de mayo en el País Vasco francés, mediante una declaración “muy clara”, aseguró el jueves un mediador internacional, Alberto Spectorovsky.

Spectorovsky es miembro del Grupo Internacional de Contacto (GIC), conformado por personalidades de diferentes países para trabajar por la paz en el País Vasco, una región del norte de España con 2,2 millones de habitantes.

“Aparentemente” el anuncio de la disolución se producirá el primer fin de semana de mayo, es decir el 5 o 6 de ese mes, “si no hay algún imprevisto de último momento”, afirmó a la radio pública vasca EITB Spectorovsky, profesor de la Universidad de Israel, confirmando una información de la televisión vasca ETB.

El anunció tendrá lugar en el País Vasco francés, indicó.

“La declaración de que ETA ya no está más va a ser muy clara. Las palabras no se las puedo mencionar. Pero no va a quedarle ninguna duda a nadie”, garantizó.

ETA renunció a la lucha armada en 2011 y en abril del 2017 entregó sus armas, proporcionando a la justicia francesa una lista de sus depósitos.

Entramos ya en una nueva fase en la cual se puede hablar no solamente de posdesarme, no solamente de posviolencia, sino que de pos-ETA, eso es muy importante y va a quedar muy claro”, declaró Spectorovsky.

Creada en 1959 durante la dictadura de Francisco Franco,  ETA tiene un historial de atentados con bomba y asesinatos que dejó 829 muertos, además de secuestros y extorsiones, en nombre de su lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra.

Tras su disolución, “esperamos que toda la situación de las condiciones de los presos (de ETA)” sea discutida, expresó Spectorovsky.

“Lo que se pretende es, por lo menos, el acercamiento de los presos” a sus familias, dijo. “Eso depende del Estado español. Francia ya lo está haciendo (…) El Estado español todavía tiene algunos problemas con el asunto”, estimó.