“Mis hijos necesitan más de tres condones”: La frase del ministro de Educación que se ganó ola de críticas

Gerardo Varela abordó -desde el punto de vista de la enseñanza pública- como el Estado está tratando la educación sexual a propósito del aumento de contagios de VIH.

4033

Las primeras reacciones ya han surgido tras las declaraciones del ministro de Educación, Gerardo Valera, quien se jactó de comprarle preservativos a sus hijos, señalando que “son unos campeones, necesitan más de tres parece”. 

Asimismo, en conversación con radio Universo, afirmó que “soy bastante liberal en esto, a mis niños los he educado sin abejitas. (Condones) por supuesto, de hecho, les he ido a comprar, porque no se atreven cuando chicos”.

Es así como, al ser consultado sobre las motivaciones para no promover el uso de dispensadores de condones en todos los colegios, dijo “no sé si tanto”.

¿Por qué la diferencia entre sus hijos y los estudiantes? le preguntaron, a lo que señaló: “pero es que mis hijos son unos campeones, necesitan más de tres parece“.

Posteriormente, indicó que “uno con sus hijos tiene ciertos niveles de libertad y responsabilidad que no necesariamente tienen los niños ajenos, yo no le puedo decir a usted cómo tiene que educar a los suyos. Tengo que tener cuidado en este tema ver cuál es la mejor política pública”.

Ante estas palabras, el diputado Giorgio Jackson, a través de su cuenta de Twitter, sostuvo que “Chile está viviendo una grave situación en VIH-SIDA. En especial, grupo de 15-24 años tuvo mayor aumento d contagio por VIH, inicio de actividad sexual es 16 años promedio y sólo 22% usa condón”. En el mismo tuit adjunta un enlace con los dichos de Varela y el mensaje “Aquí la respuesta del ministro de Educación sobre entregar condones en colegios”.

Del mismo modo, la secretaria general del Movimiento Autonomista y vocera del Frente Amplio, Constanza Schönhaut, afirmó por la misma red social: “Que alguien apague al Ministro Varela por favor. Sumado a respaldo de lucro en ed superior (con apoyo de TC) hoy se jacta de hijos “campeones” mientras desde su sector se oponen a distribución de condones para combatir VIH. Vergüenza”.