Hombre que estranguló a su ex mujer pasará 20 años en la cárcel

A esa pena se suma que el condenado deberá cumplir además 541 días y 800 días de presidio por desacatos ocurridos el 8 de marzo y el mismo día del crimen, en contexto de violencia intrafamiliar.

211

El Tribunal Oral Penal de Curicó condenó a Segundo Eugenio Contreras Venegas (29) a 20 años de presidio, en calidad de autor del delito consumado de femicidio de su ex conviviente, Gianina Rioseco Bobadilla, cometido por estrangulamiento el 15 de marzo de 2017 en Molina, Región del Maule.

En fallo unánime, el tribunal integrado por las magistradas Jimena Orellana, Amelia Avendaño y Paulina Rodríguez le aplicó, además, las penas accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la sentencia.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

En el juicio, el juzgado dio por establecido, más allá de toda duda razonable, que alrededor de las 23:30 horas del 8 de marzo de 2017, Contreras Venegas, concurrió hasta el inmueble de su ex conviviente con quien tiene un hijo en común, ubicado en Villa Valles de Molina, calle 3 N° 3451 de esa comuna.

Con esa acción, el condenado violó la medida de prohibición de acercarse a Gianina Rioseco Bobadilla, decretada por el Juzgado de Garantía de Molina en sentencia condenatoria por el delito de lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar, de fecha 1 de febrero de 2017. En dicha oportunidad, el acusado arrebató a la víctima un juego de llaves y un celular marca IPhone 6 Plus.

En la parte principal, el fallo dejó establecido que el 15 de marzo de 2017, en horas de la madrugada, el hombre nuevamente concurrió hasta el domicilio de su ex pareja, no obstante pesar en su contra la prohibición de acercarse a Gianina Rioseco Bobadilla, configurando de esta manera un segundo desacato.

Sin embargo, en esta oportunidad, el condenado llegó con la intención de cometer el crimen. El fallo consigna que “escaló el cierre perimetral, fracturó el vidrio del ventanal ubicado en el frontis del inmueble, ingresó a la planta baja de la casa habitación, subió al segundo piso y procedió a fracturar el marco de la puerta del dormitorio donde se hallaba encerrada bajo llave la víctima y el hijo de ambos, hasta que logró entrar a la habitación. En ese momento le causó la muerte por asfixia con sus manos”.

Dada la comprobación de todos esos antecedentes, el condenado fue sentenciado además a 541 días y 800 días de presidio por desacatos ocurridos el 8 de marzo y el mismo día del crimen, en contexto de violencia intrafamiliar.