Desaparición de los 43 de Ayotzinapa: Mensajes de texto revelan que grupo narco fue responsable

Pericias al teléfono celular de uno de los narcotraficantes del cartel de Guerreros Unidos (GU) detenido en Estados Unidos, revelaron que el secuestro de los estudiantes se realizó por una confusión.

813

Mientras el paradero de los 43 jóvenes normalistas mexicanos desaparecidos junto a otras personas más en Ayotzinapa en 2014, el gobierno estadounidense informó a su par mexicano que este delito fue cometido por un grupo narco que por error los secuestró pensando que eran un cartel rival.

Según el diario Reforma de ese país, que tuvo acceso a mensajes telefónicos enviados esa noche desde Chicago, Estados Unidos, por ocho integrantes del cártel, actualmente detenidos en ese país.

Tras ser periciados habrían sido enviados al gobierno de México para que las autoridades supieran qué pasó la noche en que se perdió el paradero de los 43 alumnos en el municipio de Iguala, en Guerrero, luego de un enfrentamiento con policías que los atacaron porque presuntamente pretendían interrumpir el informe de actividades de la esposa del alcalde.

La versión oficial del ejecutivo entonces fue que los jóvenes fueron secuestrados por el grupo criminal, asesinados e incinerados en un basurero.

Sin embargo, las conversaciones a las que tuvo acceso el medio de comunicación señalan que en la desaparición de los normalistas participaron policías de al menos tres municipios que involuntariamente auxiliaron a los sicarios de Guerreros Unidos, quienes pensaron que la movilización era parte de una operación del grupo rival de Los Rojos, quienes les disputaban territorio.

“Los integrantes de GU creían que un grupo de Los Rojos, enviados por Santiago Mazari, alias ‘El Carrete’, pretendía tomar la plaza de Iguala y supusieron que la movilización estudiantil era parte de la operación rival”, añade Reforma.

También destaca que los jefes de esa organización criminal dieron órdenes desde Chicago de involucrar a policías en la detención de estudiantes y de pedir apoyo del Gobierno de Guerrero ante la magnitud del conflicto desatado.

Las conversaciones a través de mensajes de BlackBerry fueron interceptadas por agencias de EEUU con la autorización de un juez y forman parte del proceso que se sigue a los ocho integrantes de Guerreros Unidos en ese país, donde están detenidos por tráfico de drogas.

De las comunicaciones se desprende que los detenidos tienen versiones diferentes sobre el número de desaparecidos esa noche y también ignoran dónde están.

En uno de los mensajes hablan de “60 paquetes” en alusión a las personas que habrían desaparecido.

Pablo Vega, cita el diario, uno de los líderes criminales detenidos en Chicago, afirma en otra de las conversaciones con “Covra”, una semana después de los hechos que hay “50 chavos desaparecidos”.

“Covra” responde: “En la madre. Tantos dónde los metieron? ¿Tantos?”.