¿Más confianza, más ventas? el siguiente nivel del comercio electrónico en Chile

165
  • Por Miguel Elías

Durante los últimos años el negocio del e-commerce ha crecido enormemente. Cuando comenzó, parecía estar reservado sólo para algunos artículos, pero hoy existe una infinidad de productos y servicios para comprar, ingresando al sitio web de una empresa  y sin hacer mayor esfuerzo que unos cuantos clicks.

Actualmente y según cifras de la Cámara de Comercio de Santiago la economía digital representa el 5% de las ventas de la economía chilena, lo que supone un número importante, pero aún con espacio para crecer. Razón por la que se espera que este año el comercio electrónico crezca a una tasa de 25%, superando el ritmo de 20% que mostraba en años anteriores.

La venta por Internet se ha fortalecido, a través de sitios web llamativos y ofertas imperdibles. Pero, además de facilitar su acceso y aumentar la cantidad de productos que se transan en la red, uno de los desafíos es aumentar la confianza de los consumidores para impulsar las ventas.

Si bien es cierto que se ha avanzado mucho en un par de años, las compañías no sólo deben aspirar a un correcto despacho, envío y transacción. Vemos como necesario avanzar en dirección a mejorar la experiencia de compra en base a la confianza para competir o incluso parecer superior a la tradicional.

El 10 de abril inició el día del e-commerce en Chile y año a año es posible ver el impacto que tienen fechas insignes para eventos de este tipo, tanto por la participación masiva de diferentes marcas, como por el número de compradores que se vuelca a Internet.

Pero, ¿Qué están buscando además de productos y servicios? probablemente una experiencia de confianza la que necesita de información indónea, pero también de la garantía de distribuidores autorizados.

Nuestro trabajo internacional, que nos ha permitido generar experiencias reales de navegación: sabemos cómo busca el cliente, que quiere tocar los productos, apretar botones, abrir y cerrar refrigeradores y lavadoras, entre otros. Y eso nos incentiva también a  desarrollar todo el contenido que exhiben los principales retailers del país donde tenemos en venta los productos.

Pero, por otra parte, además de presentar información fidedigna es necesario entender que cambió el paradigma del vendedor y el cliente. En la era de hoy cualquiera puede ser un comprador o vendedor y en un mar de productos se requiere entregar la confianza de  contar con distribuidores autorizados. Sobre todo cuando aparecen ofertas que pueden ser tentadores pero que pueden resultar intentos fallidos de una buena compra. En ese sentido llamamos a aumentar la confianza ofreciendo una experiencia que asegura las garantías correspondientes y el servicio técnico necesario.

Si muchas empresas se proponen en avanzar también persiguiendo este objetivo, la confianza en el e-commerce aumentará y se llegará no sólo a más clientes finales, sino que a más organizaciones y pymes que se atrevan usar este nuevo método de compra para los servicios y productos más diversos. Algo que afectará tanto, en el “recorrido digital” que hacen los clientes como en la postventa.

 

 

 

Por Miguel Elías,
Gerente de Negocios Online de Samsung Electronics Chile.