Hospital Virtual: Una alternativa para mejorar la calidad de vida de los pacientes crónicos

El monitoreo preventivo, a distancia y en tiempo real de pacientes con enfermedades crónicas ya es una realidad en Chile, y su objetivo es convertirse en una respuesta eficaz para mejorar su calidad de vida y liberar camas en la salud pública y privada.

345

“Tenemos una visión que es cambiar el paradigma reactivo de salud por uno más preventivo y que anticipe eventos en vez de reaccionar ante una situación crítica”, subraya a La Nación el gerente general de AccuHealth, Felipe Letelier, al comentar el objetivo y beneficios del nuevo concepto de hospital virtual que ofrece la empresa que representa.

Es así como un ingeniero y un médico extranjeros, conjugaron la tecnología con los cuidados que requieren las personas que tienen enfermedades crónicas, dando como resultado un servicio que consiste en una central médica remota que asiste a personas que tienen y conviven con diagnósticos crónicos como: diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, tratamientos post críticos y trastornos alimenticios.

¿CÓMO OPERA?

A los usuarios de este sistema se les entrega un estuche con una batería de sensores, según la patología como glucómetros, electrocardiogramas, tensiómetro, termómetros, pesas, etc., que miden sus parámetros clínicos en tiempo real, datos que son recibidos la central por los profesionales de la salud (médicos especialistas, enfermeros, nutricionistas y sicólogos), que los analizan advierten si hay una situación anormal o de riesgo en los indicadores biométricos y le indican qué hacer.

“En lo práctico, por ejemplo, un paciente diabético tiene que medirse la glicemia permanentemente y por eso los dispositivos que se le entregan son para que realice esa acción y mida otros parámetros, los que llegan a la central de forma inalámbrica y en tiempo real, para evitarles un mal rato con esa situación que puede derivar en una urgencia, una hospitalización u otra cosa relevante”, explica el máximo ejecutivo de la firma.

Si se da una situación de cuidado, añade, “lo contactamos inmediatamente y accionamos protocolos que están previamente acordados con los médicos tratantes, de contención y compensación clínica”, en base al historial que éste tenga de medicamentos y comportamiento de su patología. “Nosotros actuamos para que la persona esté acompañada y tenga una mejor calidad de vida”.

“NO REEMPLAZA A LOS MÉDICOS, AYUDA AL SISTEMA”

El gerente de AccuHealth enfatiza que la diferencia de este servicio, cuyo costo oscila entre los $15.000 y los $80.000, dependiendo de la complejidad de la patología y cuidados que requiera el paciente, “es que el personal médico pueda hablar con la persona sabiendo cuál es su presión arterial, cuál es su nivel de azúcar, sabiendo cuál es su temperatura y no sólo la persona refiriéndole que se siente mal”.

Recalca que la persona sigue con su tratamiento y medicamentos que le da su doctor y  “nosotros la derivamos en caso de requerirlo, trabajamos junto al médico, no lo reemplazamos. El médico tratante ve al paciente cada dos o tres meses, nosotros lo que le aportamos a ese médico para el tratamiento de la persona es información diaria y periódica de la situación clínica de su paciente”, que es quien autoriza este procedimiento.

Asimismo, subraya que este concepto de hospital virtual se está implementando con pacientes post críticos del sistema de salud que se han atendido en el hospital Sótero del Río, con aquellos de los centros Contactos Áncora de la Universidad Católica Católica y Centro de Referencia de Salud (CRS) Cordillera Oriente, con buenos resultados porque ha permitido descongestionar camas para la atención de aquellos que requieren hospitalización.

“ME HA CAMBIADO LA CALIDAD DE VIDA”

Un beneficiario de este sistema de telemonitoreo es Ricardo Rojas, comunicador audiovisual de 47 años, a quien este sistema le está controlando desde 2016 a su diabetes mellitus, patología que le fue diagnosticada en 2014 y que es consecuencia de su debilidad con los dulces y el azúcar.

Contó a La Nación que fue contactado por la empresa para ofrecerle sin costo este seguimiento, debido a un convenio de ésta con su isapre y comenzó en 2016. “Me ha servido muchísimo porque me ha cambiado la calidad de vida, me ha hecho súper bien porque ahora controlo más mi dieta, todo lo que como, porque voy sabiendo qué es lo que está haciendo mal o bien”.

Al principio comenzó midiéndose la glicemia todos los días, procedimiento que lo obligó a ordenarse en las horas de alimentación, en verificar la cantidad de azúcar que contienen los productos que come.

Respecto a la opinión de su médico sobre este procedimiento, Rojas indica que “le gusta, le acomoda, porque él va controlando mi comportamiento durante el período entre consulta y consulta, incluso revisa mis informes y me indica cómo estoy”.

En ese sentido dijo que el hospital virtual “más que bueno, es excelente, porque aparte de ir midiendo los niveles, si tengo alguna duda, alguna consulta o un comentario que hacer sobre la parte técnica o médica puedo llamar y ahí me derivan al área que necesito. Por ejemplo, si voy a comer de almuerzo tomaticán, que tiene azúcar por el choclo y el tomate, les consulto y me señalan que coma tal porción”.