REVIEW| Far Cry 5: Caer del fanatismo a los zombies

Toma las armas para luchar contra un culto religioso que se apoderó del condado Hope, Montana. Su líder no dudará en ordenar a sus seguidores a matar para lograr el control del resto del país y después del mundo, todo asegurando que viene el Apocalipsis.

449

Por primera vez en la historia de la franquicia, FarCry llega a suelo estadounidense, en el condado ficticio de Hope, Montana. Es sector rural estilo redneck que está bajo una fuerte amenaza que obliga intervención policial: una secta religiosa llamada “Puertas del Edén”.

Far Cry 5 te pone en la piel de un alguacil “novato”, el recién llegado que envían junto a un equipo uniformado a concretar la detención del líder del culto Joseph Seed, por provocar la muerte de varios hombres de la ley.

Seed ha convencido al condado completo que se acerca el juicio final y un “colapso” inevitable, logrando el control de la gente. El también conocido como “padre”, logra armar un sequito militarizado en base a granjeros y lugareños que están dispuestos a más que matar para proteger a su líder y sus hermanos, conocidos como “los Heraldos” y entre quienes se dividen el condado en tres zonas.

Ese es el contexto en que el jugador se instala en un mapa abierto que recuerda a clásicos de los shooter de primera persona, en medio del campo y que goza de animaciones vividas, un sinnúmero de misiones secundarias y varios desbloqueables para tu misión.

Muy parecido a juegos ya conocidos, remasterizados a nuevas consolas y que ya tienen la categoría de GOTY. (Sin decir su nombre, solo diremos que se trata de grandes robos de autos).

Volviendo al Hope County, la mecánica es similar a la que estamos acostumbrados, y no por eso el juego es predecible o aburrido. Todo lo contrario. Acá sí hay sorpresas y nuevas apuestas.

Vayamos por orden.

En un mapa abierto deberás armarte con lo que tengas a mano para ayudar a algunos de los lugareños que intentan hacer frente a “el padre”. Una especie de resistencia que no tiene las habilidades ni fuerza para defenderse de este líder. Varios de ellos han muerto defendiendo sus tierras, sin éxito.

Como enviado especial tu arma principal es la estrategia y el sigilo. Tus primeras misiones se enfocarán en recuperar algunas zonas, como granjas, torres de radio, etc. todas ellas rodeadas de “ovejas” de este turbio pastor. Una manera de mantenerte con vida es acabar con ellos de forma silenciosa, con tus propias armas o por la espalda. Método más lento, pero efectivo y con más chances de sobrevivir.

La historia y personajes son de varias capaz, cada uno de ellos muestra su verdad y si lo piensas, podrías llegar a entender porqué es que tantas personas en el mundo real es que caen en estas tretas.

Muy entretenido y de imagen realista, en sus paisajes, compañeros de equipo, pero no todo es bueno. Nunca lo es.

Acá estrena una nueva modalidad de “contratar” compañeros. Civiles que salvaste o “liberaste” del asedio del culto y que pagas para acompañarte en misiones. Pero su compañía no es la mejor. Sí, son un aporte en enfrentamiento, pero también son débiles y debes curar si caen heridos. Es más, incluso a veces “se pierden” en la pelea. No los vuelves a ver hasta el final. Seguramente será algo reparado con los parches sobre la marcha. Nada grave, pero si que llama la atención.

Otro punto en contra es, precisamente, los miembros de “puertas del Edén”. Si bien son personas que siguen a su amado líder, para nosotros actúan como zombies, sin mayor historia, con movimientos torpes que no representan mucho desafío. Entonces tienes en realidad una lucha con un montón de cuerpos que se vienen encima y que puedes derrotar sin mucho esfuerzo. Ojo, mi prueba fue en modo “normal” y no en fácil.

Un punto que sí podemos destacar es que visitar uno de los sitios base del culto es que el ambiente está muy bien hecho, en que los mensajes de Seed están por todas partes, incluyendo mensajes por radio y parlantes. Y si bien cumple su efecto, para el jugador puede llegar a ser molesto que la misma pista sea repetida una y otra vez. Incluso, hay varios equipos en cabañas y oficinas que solo reproducen las mismas canciones y no puedes desactivar. Un pelo de la cola, pensando en toda la experiencia de juego.

A fines de cuenta, Far Cry 5 cumple con creces con la expectativas de los gamers. Personajes con historia, un contexto bien desarrollado, compañeros útiles (la mayor parte del tiempo), además de tener la posibilidad de poder desplazarte en cuanto transporte encuentres, incluyendo autos, jeeps, camiones, helicópteros y aviones.

Sobre el tema de los transportes hay un punto, puedes manejar y disparar, pero esa habilidad, quizás no acomode del todo a los jugadores. La visión gira en 360 grados, considerando que te pueden seguir y disparar, pero eso también dificulta tu conducción y solo queda rogar que el camino no serpenteé.

Jugar Far Cry 5 no es un error, es un deber, pensando en que se puede convertir en un nuevo clásico de este año.