La mitad de los diabéticos muere por enfermedad cardiovascular

Angina, infarto agudo de miocardio y muerte súbita son los riesgos que aumentan al padecer la diabetes tipo 2.

840

La diabetes se ha transformado en uno de los principales problema de salud del siglo XXI, afectando a más de 387 millones de personas en todo el mundo. En este complejo escenario, la Diabetes Mellitus Tipo 2 (DM2) se presenta como la forma más habitual de esta afección y supone al menos el 85%-95% de todos los casos.

Esta patología crónica y progresiva aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no la utiliza eficazmente. El riesgo se amplía si la diabetes no controlada se asocia a lesiones en los vasos sanguíneos, lo que los vuelve más vulnerables a daños originados por hipertensión y facilita la acumulación de depósitos grasos en las paredes de las arterias (ateroesclerosis).

Lo anterior aumenta el riesgo de padecer una ECV: angina, infarto agudo de miocardio y la muerte súbita. De hecho, aun cuando los niveles de glucosa están controlados, la diabetes sigue guardando una estrecha relación con otros trastornos que incrementan la probabilidad de presentar una enfermedad cardiovascular.

En Chile, el panorama confirma la tendencia internacional. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, la sospecha de Diabetes Mellitus es del 12,3%, lo que equivale a 1.807.226 habitantes. La DM2, incluso, se incrementó sobre todo en los más jóvenes (tramo de 15 a 24 años) pasando del 0,4% en la medición anterior al 1,8%.

TRATAMIENTO INTEGRAL

La combinación de cambios en los hábitos y un tratamiento médico adecuado pueden ayudar a disminuir el peligro de presentar una ECV. “Debemos considerar al paciente en su totalidad. Atender los otros factores de riesgo, enfocar programas con estilos de vida más saludables, usar estrategias para eliminar el tabaco; sumado a nuevas drogas que, además del beneficio sobre la glucemia, ayuden al descenso del peso, de la presión arterial y del ácido úrico, entre otros beneficios”, explica el Dr. Carlos Grant, médico diabetólogo y jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Guillermo Grant Benavente de Concepción.

Ante este panorama, la industria farmacéutica está innovando con soluciones que abordan no sólo el control de la glucosa en pacientes DM2, sino también el riesgo cardíaco. Así, en Chile ya se encuentra disponible la empagliflozina, inhibidor altamente selectivo del cotransportador de glucosa y sodio tipo 2 (iSGLT2), droga que ha demostrado rebajar el riesgo de muerte cardiovascular en un 38%.

Sin ir más lejos, recientemente se lanzó en nuestro mercado una nueva molécula que combina dosis fijas de empagliflozina con linagliptina, simplificando el manejo de la diabetes en personas que no han logrado un correcto control de sus índices glicémicos.