Chile en La Haya: “No hubo un arreglo histórico al margen del tratado de 1904”

Agente Claudio Grossman abrió los alegatos de nuestro país ante la CIJ con una exposición política de la situación entre ambos Estados, rebatiendo una a una las “versiones múltiples” con las que Bolivia exige que cesión de territorio.

872

No hay base legal para petición de ese tipo en ningún momento, en ningún documento que haya presentado (Bolivia) o derecho internacional en general”, sentenció el agente que representa la posición de Chile ante La Haya, Claudio Grossman.

Al abrir la primera ronda de alegatos en los que el país rebate uno a uno los argumentos expuestos por Bolivia en su demanda para forzar a Chile a negociar una eventual cesión soberana de territorio marítimo, el máximo representante del equipo jurídico nacional contrarrestó las “versiones múltiples” a las que recurrió el vecino país para lograr el favor de la Corte Internacional de Justicia.

El territorio se zanjó de manera completa y perpetua en 1904”, expuso el abogado al refrendar el acuerdo al que nunca se opuso la nación altiplánica, mediante el cual “los dos Estados acordaron toda la frontera entre los dos países, y Chile reconoció también a Bolivia, a perpetuidad, el derecho más pleno y sin restricciones de tránsito de su territorio y sus puertos del Pacífico, así como otros beneficios como la construcción de líneas de ferrocarril que eran vitales para su desarrollo en ese momento”.

Dicho eso, Grossman subrayó en su exposición que ese convenio que selló la paz entre ambos vecinos “constituye el acuerdo completo aceptado por Chile y Bolivia. No hubo un arreglo histórico al margen de lo que reza el tratado de 1904. En vez de una pared, que es lo que Bolivia quiere que la corte crea, es un puente acordado libremente y que une a los dos pueblos”, sostuvo.

Como ejemplo citó el arreglo de carreteras y mejora en las relaciones portuarias que “generan un alto costo para Chile (…) sin embargo, Bolivia no está satisfecha con el acceso libre y perpetuo de los puertos de Chile, quiere cambiar la naturaleza de su acceso al mar, alejarse de lo que se había acordado libremente en 1904”.

Hecha la contextualización de la relación existente entre ambos Estados desde esa fecha y hasta la actualidad, el jurista chileno destacó que “como ya decidió la Corte, el Tratado de Paz de 1904 no es materia de debate en esta causa y no puede serlo (…). Se deriva de ello que Bolivia no tiene derecho sobre ese territorio”.

Por ello enfatizó que “hacer justicia” como demanda Bolivia “no puede significar pedir a la corte que vaya más allá de su poder judicial o que ignore su propio fallo de 2015 o tratar a Chile como un bandido aislacionista”.

“Bolivia ha presentado versiones múltiples de su causa, y en cada una de ellas se vislumbra la falta de confianza en la causa tal como se había presentado en su versión anterior”, dijo.

Añadió que “en su última versión, Bolivia intentó fundamentar la obligación de negociar en la cesión de territorio. Cuando Bolivia dice ‘acceso soberano’, lo que quiere decir es cesión de territorio. Desde el punto de vista de Bolivia, esta obligación de negociar, esto nunca se termina hasta que Bolivia consiga el resultado que desea”, recalcó.

Respeto del tuit del presidente altiplánico Evo Morales durante los alegatos de su país reclamando que “Antofagasta fue, es y será territorio Boliviano”, el agente Grossman replicó que “si quedara alguna duda sobre las intenciones, sólo queda examinar las palabras de su presidente (…). Señoras y señores, 700 mil chilenos viven en Antofagasta. Es un territorio donde Chile ha ejercido soberanía durante 114 años”, concluyó.

Bolivia en La Haya: “Chile no ha podido desmontar nuestros argumentos”