Ministro Varela: “El tiempo de las marchas pasó, hay que hacer el esfuerzo para que la gratuidad funcione”

Titular de Educación insistió en que el beneficio ya es un hecho por ley y lo que le corresponde a los beneficiados es mostrar que el financiamiento que le entrega la sociedad es aprovechado en las aulas no en las calles.

354

“Hubiera querido que los estudiantes entiendan que el tiempo de las marchas ya pasó, y que hoy día la gente está cansada de las marchas y lo que quiere es un esfuerzo por la calidad de la educación”, sentenció el ministro del ramo, Gerardo Varela.

El secretario de Estado fue consultado por la advertencia de las organizaciones de universitarios que aseguran que continuarán con las manifestaciones que los han caracterizado para conseguir mayores beneficios.

“Hubiera querido que no fuera así”, acotó Varela en entrevista con La Tercera, sosteniendo que la gratuidad en la educación no es un hecho reversible como creen algunos. “Cuando uno da un beneficio social de esta magnitud y naturaleza es muy difícil de revertirlo”.

No obstante acotó que lo que cabe ahora es “hacer el esfuerzo de que funcione y que funcione bien. Probablemente, la discusión que se va a dar en muchos años más si fue la herramienta más adecuada y correcta para los tiempos. Yo creo que hoy día es muy prematuro para discutir eso”.

El titular de Educación recalcó también que “quisiera creer que los alumnos tienen una responsabilidad enorme y es que hay 17 millones de chilenos financiando a 700 mil que estudian gratis. Esos 17 millones de chilenos lo que esperan ver es un retorno por su inversión. Quieren ver estudiantes en las aulas, colegios funcionando”.

Respecto a su posición actual respecto a la opinión manifestada con anterioridad a ejercer su cargo, en columnas donde se manifestaba totalmente opositor a este mecanismo subrayó que “no soy como Fernando Henrique Cardoso, que dijo: ‘me arrepiento de todo lo que he escrito’”.

“No, yo lo que escribí, lo escribí, lo pensaba. Me parece que debe haber libertad para opinar cuando se está debatiendo y, por supuesto, la libertad se acaba cuando ya hay una ley que hay que cumplir. Son etapas distintas (…). Uno no cambia de opinión con tanta facilidad, simplemente cambian los incentivos y cambian las obligaciones”, concluyó.

En cuanto al desafío que le implica hacerse cargo del área educacional considerando que es abogado, Gerardo Varela respondió que “esta es una cartera que tiene desafíos legales muy relevantes”.