Ministra Plá encabezó encuentro para combatir violencia contra las mujeres

Junto a una serie de organismos públicos, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género analizó como impulsar medidas para combatir la violencia contra las mujeres en la Región de O’Higgins, la segunda con mayor número de femicidios en 2017.

232

La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá, encabezó, junto al intendente de la región de O’Higgins, Juan Masferrer, una mesa intersectorial contra el femicidio en la región de O’Higgins, instancia en la que participaron parlamentarios, Carabineros, la PDI, el Sename, la Fiscalía y el Ministerio Público.

El ministerio de la Mujer y la Equidad de Género tiene que volver a recuperar el protagonismo en el combate contra la violencia de la mujer. Esta lucha estará en el corazón del gobierno, y para el Presidente Piñera es un tema fundamental y central en las políticas de mujer y equidad de género”, dijo Plá.

Durante la visita la ministra conoció el trabajo que se está realizando en la región sobre la materia con el fin de impulsar una serie de medidas para combatir la violencia contra las mujeres. En el lugar, tuvo la oportunidad de visitar el Centro de la Mujer y la Casa de Acogida de Rancagua, donde se reunió con mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar con situación de riesgo grave o vital. 

Según la última encuesta de la subsecretaría de Prevención del Delito, la violencia intrafamiliar se ha duplicado en la región de O’Higgins, pasando de un 12% en el 2012 a un 24% en el 2017, siendo la violencia psicológica la que más ha aumentado.

La misma encuesta, revela que la Región de O’Higgins es la segunda con un mayor número de femicidios consumados en 2017, siendo sobrepasada sólo por la Región Metropolitana. Tanto los femicidios consumados como los frustrados presentan un alza importante en la región.

En el encuentro, la ministra manifestó que “miles de mujeres hoy en Chile sufren el flagelo de la violencia, el maltrato y la humillación de ser víctima de violencia, porque no cuentan con ingresos propios, y temen caer en la pobreza si dejan a su agresor. Y nosotros como país tenemos una obligación de impulsarlas a ser protagonistas de sus vidas, para que ningún agresor se acerque a ellas.”