Identidad de género: piden apurar comisión mixta para saltarse urgencia simple

El ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, indicó que los 30 días de la urgencia es un plazo razonable para despachar el proyecto y posibilitar buscar un acuerdo.

134

En la primera sesión de la Cámara, el diputado del Frente Amplio, Gabriel Boric, pidió a la mesa interceder ante el Senado para citar a la comisión mixta que deberá resolver las diferencias entre ambas corporaciones en el proyecto de identidad de género y así saltarse la urgencia simple de 30 días de tramitación.

“Si el Gobierno le ha puesto urgencia simple al proyecto de ley de identidad de género y estamos solamente en la comisión mixta, las cámaras pueden acordar por mayoría que se tramite inmediatamente, cosa de despachar inmediatamente este proyecto, y no me cabe duda que el Senado tendrá la misma disposición”, indicó.

A su vez, el diputado Matías Walker (DC) también lamentó el cambio de urgencia que le dio el gobierno al proyecto, el anterior lo dejó con discusión inmediata, y comunicó los acuerdos de los comités sobre el punto.

“Hemos tenido el compromiso de la presidenta de la Cámara, Maya Fernández, y de comités, de entregar los nombres cada uno en las bancadas, para efectos de que, una vez que el Senado tenga sus propios representantes, poder conformar la comisión mixta que despache la Ley de Identidad de Género”, manifestó.

Para el diputado Andrés Longton (RN), el tema no debiera implicar mayores debates y expresó su convicción que podrá despacharse prontamente con pleno acuerdo.

Yo estoy, absolutamente, a favor de la identidad de género, creo que ahí se están peleando por pequeñas modificaciones, pero, en lo grueso, el apoyo es transversal, así que en comisión mixta se va a resolver rápidamente este tema y no vamos a tener mayores diferencias”, acotó.

Respecto de este debate, el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, indicó que los 30 días de la urgencia es un plazo razonable para despachar el proyecto y posibilitar buscar un acuerdo y no generar un retraso y una dilatación innecesaria.

El principal desacuerdo entre la Cámara de Diputados y del Senado es la inclusión de los menores de edad en la ley y la eliminación de los requisitos de certificados médicos a los adultos para el cambio de nombre y sexo legal.