Bachelet promulgó la última ley de su Gobierno: el Fondo de Infraestructura

La Presidenta Michelle Bachelet promulgó hoy en La Moneda la última ley de su Gobierno, el Fondo de Infraestructura, una sociedad anónima del Estado que manejará recursos por US$9.000 millones para distintas iniciativas ligadas a las obras públicas.

314

La Presidenta Michelle Bachelet promulgó hoy en La Moneda la última ley de su Gobierno, el Fondo de Infraestructura, una sociedad anónima del Estado que manejará recursos por US$9.000 millones para distintas iniciativas ligadas a las obras públicas.

En su discurso, la mandataria destacó que “es más que una simple política pública. Yo diría que es, para muchos, la actualización más relevante de nuestra institucionalidad en obras públicas, desde que se creó el sistema de concesiones, hace más de dos décadas”. 

Con esta sociedad, añadió, “podemos movilizar y multiplicar recursos para obras públicas, a través de la emisión de deuda, fondos de garantía y participación en el patrimonio. Además, existe la posibilidad de constituir sociedades con terceros”. 

El fondo será autónomo, contará con un gobierno corporativo moderno y patrimonio propio y podrá realizar las siguientes acciones: invertir o financiar proyectos de concesiones, por ejemplo, emitiendo instrumentos financieros de deuda y garantías; elaborar o encargar estudios técnicos para el desarrollo de iniciativas; y constituir empresas filiales o coligadas con esos objetivos. 

Además, apunta a la creación de un banco de proyectos, para incluir allí los trabajos de diseño e ingeniería de las iniciativas.

Tendrá activos por un valor neto de 9 mil millones de dólares, capital que se generará trayendo a valor presente los peajes de las concesiones viales que vayan finalizando su período de concesión. 

“El Fondo contará con un directorio que tendrá una mirada de largo plazo, más allá del Gobierno de turno, renovándose por parcialidades”, afirmó la mandataria.

Asimismo, establece la obligación legal de presentar todos los años un plan de inversiones a cinco años plazo. “Estoy segura que este modelo permitirá incrementar la productividad de nuestra economía, tal como se propuso en su gestación”, enfatizó.

“No bajemos el ritmo, para que la infraestructura siga siendo el pilar que necesitamos para abrir nuevas oportunidades, para expandir sectores consolidados”, concluyó.