Puntos claves para entender el TPP11 que Chile firmará este jueves

Este jueves se firmará un corregido tratado internacional entre 11 países, entre ellos Chile, que asegurará una apertura comercial con mayor equilibrio.

1518

Once países signatarios del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) firmarán este jueves en Santiago un nuevo tratado tras la salida de Estados Unidos, manteniendo sus principales disposiciones pero excluyendo puntos relevantes sobre propiedad intelectual.

Bautizado ahora como “Tratado integral y Progresista de Asociación Transpacífico” (CPTPP, en inglés), dejó fuera 20 normas del TPP original: 11 de ellas del ‘Capítulo de Propiedad Intelectual’, como la sección farmacéutica y derechos de autor vinculados a internet.

El nuevo acuerdo establece “niveles mínimos de protección que cada país ha de otorgar a la propiedad intelectual en la región TPP”, de acuerdo al texto.

“Con la suspensión de las 20 disposiciones, se da un poco más de margen de acción en algunos asuntos que también empiezan a cambiar en los acuerdos internacionales”, explica a la AFP Ignacio Bartesaghi, académico de la facultad de ciencias empresariales de la Universidad Católica de Uruguay.

MAYOR APERTURA COMERCIAL

Integrado por Japón, Australia, Canadá, México, Perú, Chile, Malasia, Vietnam, Nueva Zelanda, Singapur y Brunéi, crea una gran zona de libre comercio que involucra un mercado de 498 millones de personas, con un ingreso per cápita de 28.090 dólares.

Si con Estados Unidos abarcaba el 40% de la economía mundial y un mercado de unas 800 millones de personas, la salida de su principal socio comercial redujo su participación a entre un 15 y 18%.

“Los dos mayores países del mundo, Estados Unidos y China, no están en él pero aun así tendrá un impacto significativo en el comercio entre los 11 países que están firmando”, dijo Marina Whitman, profesora de administración y política pública en la Universidad de Michigan, en una nota de prensa enviada a la AFP.

Entre el 65% y el 100% del universo arancelario se desgravará a la entrada en vigor del acuerdo. Singapur logrará la total liberación; Chile el 95%, mientras que México lo hará en un 77% y Perú en un 81%. Malasia alcanzará el menor porcentaje, con un 65%.

En las próximas dos décadas, todos los países alcanzarían el 100% de desgravación.

MÁS MODERNO

El acuerdo es considerado el más moderno jamás firmado, al incorporar disposiciones y disciplinas no incluidos en otros tratados comerciales, como empresas del Estado, disposiciones anticorrupción, coherencia regulatoria, competencia y pequeñas y medianas empresas, entre otros temas.

Adicionalmente, considera acuerdos sobre conservación y comercio, biodiversidad, cambio climático, bienes y servicios ambientales, responsabilidad social empresarial y control de la pesca ilegal.

También simplifica considerablemente los procedimientos aduaneros y aumenta los niveles de transparencia.

“Es un acuerdo que aborda por primera un conjunto de desafíos y de temáticas en el marco de un acuerdo comercial”, explicó a la AFP el jefe negociador de Chile, Felipe Lopeandía.

GEOPOLÍTICA

Concebido por la anterior administración de Barack Obama como un contrapeso a la creciente influencia de China, su salida dejó a Estados Unidos en una difícil posición en Asia Pacífico.

Pero después de catalogarlo como “terrible” para los intereses de Estados Unidos, la administración de Donald Trump ha empezado a dar señales sobre una eventual reincorporación.

“Estados Unidos se ha dado cuenta con su salida del TPP que es un error geopolítico”, dice el analista Ignacio Bartesaghi.

Por su parte, China, el otro gigante del comercio mundial que quedó fuera del acuerdo, parece estar ganando terreno en esa región, al negociar su propio acuerdo comercial multilateral con un buen número de otros países asiáticos, además de Nueva Zelanda, aunque se trata de un tratado mucho más restrictivo.

“Estados Unidos no forma parte de ninguno de estos acuerdos. Mi conjetura es que sufrirá económicamente por ello, aunque creo que va a sufrir aún más diplomáticamente”, resume Marina Whitman.