Las alegrías y tristezas de la Miss Haití en Chile

La ganadora del concurso Miss Haití confesó sus motivaciones para permanecer en el país que le ha dado sonrisas y llantos.

1538

Merciliane Jean Rosier, de 23 años, llegó hace tres a Chile. Oriunda de Puerto Príncipe, su padre vive en Haití con una parte de sus hermanos, mientras que el resto permanece en Estados Unidos. Cuenta que en su primer intento de ingreso al territorio nacional fue rechazada por no entender el idioma, luego, en la escala en República Dominicana fue retenida durante tres días por sospecha de tráfico de drogas. Fue la ganadora de del concurso de belleza Miss Haití 2018, organizado por compatriotas suyas que también están radicadas en Chile, el concurso, según comentaron a revista Paula, buscaba diversificar la percepción de belleza de los chilenos.

Cuando pudo entrar a suelo chileno perfeccionó su español viendo televisión mientras trabajaba como asesora del hogar para una familia chilena en Tongoy. Dice que vino a nuestro país para buscar mejores oportunidades, que ha llorado cuando se ha topado con el crimen, como la vez que la asaltaron y le robaron los únicos siete mil pesos que tenía a punta de cuchillo.

Además, comenta que algunos de sus personas cercanas le reprocharon que participara del concurso Miss Haití, pues ella es de religión evangélica. Sin embargo, se esforzó por el premio, obtuvo una beca para aprender inglés, recibió un notebook y ganó un viaje -paradójicamente- para República Dominicana.

Su mayor, dolor, comenta, es cuando “me mandan mensajes desde Haití para que los ayude con lo que sea. Me rompe el corazón cuando me piden ayuda de mi país porque no sé cómo decirles que no puedo, que no tengo más, no más. Yo sé que ellos necesitan, de verdad, y me molesta mucho no poder hacer algo”.

Rosier concluye su conversación con el diario Las Últimas Noticias, dedicando un mensaje a sus compatriotas que están en este país: “Demostremos que los haitianos venimos a Chile a ser un aporte”.