“El monstruo en el sofá”, la escultura que lleva a Weinstein de regreso a Hollywood

Una escultura del productor de cine acusa de abuso sexual fue desplegada cerca del teatro donde se entregarán los premios Oscar.

376

Harvey Weinstein en bata, sentado en un sofá sosteniendo un Oscar, todo en dorado: es lo que un artista callejero británico expuso este jueves en pleno Hollywood, una escultura inspirada en el productor acusado de múltiples abusos sexuales.

“La idea es que la gente venga, vea la estatua y pueda sentarse (en el sofá) de manera que puedan sentir lo que se sentiría sentarse al lado de un monstruo”, dijo a la AFP el artista británico Plastic Jesus, ya conocido por sus obras de protesta contra el presidente Donald Trump.

El artista desplegó por dos horas la estatua dorada, bautizada ”El sofá del casting”, en pleno bulevar Hollywood, a pocos metros del teatro donde en tres días se celebrará la 90ª edición de los premios de la Academia.

Weinstein, que fue un poderoso e influyente productor de Hollywood, es acusado de haber acosado y abusado sexualmente de cientos de actrices jóvenes, modelos y empleadas desde los años 1990.

Plastic Jesus con su escultura (AFP)

Y en cada historia había elementos repetidos: las invitaba a su cuarto de hotel para hablar de trabajo y a los minutos se quitaba la ropa, les ofrecía un masaje o les pedía que lo vieran masturbarse, todo bajo promesas de fama o amenazas de arruinar sus carreras.

Mira Sorvino, Rosana Arquette, Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Cara Delevingne y Léa Seydoux fueron algunas de las víctimas de Weinstein, que es investigado por las policías de Nueva York y Los Ángeles.

Esas primeras acusaciones destaparon una serie de abusos sexuales que involucraron a otros pesos pesados de la industria del entretenimiento.

Para Plastic Jesus, la cultura de abuso sexual de Hollywood continúa.

“Habrá gente yendo al Óscar que seguro sabía de la conducta de Harvey y debe haber gente que fue abusada por él y aún no habló”.

De esta cultura de abusos surgieron movimientos de protesta como el #MeToo y el Time’s Up, que abogan también por más equidad de género en la industria.

Plastic Jesus, que cubre su cara con un pañuelo, construyó un pequeño muro alrededor de la estrella de Trump en el Paseo de la Fama de Hollywood y la señal de tráfico “No Trump Anytime”, que simbólicamente impide al candidato republicano aparcar.