En Chile hay casi dos millones de emprendedores

Más de la mitad de los microemprendimientos son informales, pocos cotizan en salud o pensiones y la mayoría son liderados por hombres.

1690

En Chile existen alrededor de 1.992.578 microemprendedores, formales o informales, de los cuales el 17% corresponde a empleadores y el 83,0%, a trabajadores por cuenta propia, de acuerdo a la V Encuesta de Microemprendimiento (EME) 2017, realizada por el Ministerio de Economía y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El estudio, que desde el año 2013 se realiza en formal bianual, tiene como objetivo la caracterización de los microemprendimientos que se desarrollan en el país, para conocer las limitaciones y los elementos facilitadores que influyen en el desarrollo de sus actividades.

Según la investigación, se entiende por microemprendimientos aquellas actividades o negocios que cuentan con 10 o menos trabajadores (incluyendo a los dueños), pudiendo ser realizadas por empleadores o por cuenta propia.

Asimismo, el estudio permite profundizar el análisis de la situación de formalidad e informalidad de los microemprendedores y de su unidad económica, pudiendo complementar los indicadores de informalidad laboral recientemente publicados por el INE. Un microemprendedor califica como formal si su negocio está registrado en el SII.

En Chile, el 60,8% de los microemprendimientos es liderado por hombres y el 39,2%, por mujeres. A su vez, del total de mujeres microemprendedoras, el 87,3% corresponde a trabajadoras por cuenta propia y solo un 12,7% a empleadoras.

En el caso de los hombres microemprendedores, un 19,7% corresponde a empleadores y un 80,3% a trabajadores por cuenta propia.

MOTIVACIONES PARA EMPRENDER

En cuanto a las motivaciones para emprender, el 57,9% de las personas microemprendedoras comenzó su negocio por necesidad, mientras que un 30,3% lo hizo porque surgió una oportunidad. Sobre las demás motivaciones, la tradición familiar tuvo más prevalencia en los hombres (11,9%) que en las mujeres (7,8%).

Del total, solo un 20,5% de quienes realizan microemprendimientos ha recibido algún tipo de capacitación dentro de los últimos cinco años para realizar su actividad.

Entre quienes sí recibieron, el 32,8% la financió gracias a programas de capacitación de instituciones de Gobierno (excluido Sence, cuya participación es de un 6,6%), mientras que un 30,8% lo hizo con recursos propios. Entre las razones para no haber recibido capacitación predominan no saber dónde acudir (29,9%) y la falta de interés (20,9%).

El 40,0% de las personas microemprendedoras realiza cotizaciones por concepto de salud, en tanto que solo el 26,9% cotiza en AFP. A su vez, un 50,4% de quienes cotizan en salud lo hace todos los meses utilizando los ingresos del negocio, mientras el 49,9% de los cotizantes en AFP lo realiza bajo las mismas condiciones.

Del total de microemprendimientos a nivel país, las ramas de actividad económica donde se concentra la mayor cantidad de éstos son Comercio (28,8%), Servicios (24,1%) e Industrias manufactureras (14,6%).

Las ganancias netas generadas por estos microemprendimientos se concentran, principalmente, en los tramos de menores ingresos: mientras el 48,8% genera hasta $257.500 mensuales, solo el 4,2% supera los $2.250.000.

Si consideramos solo a las mujeres, esa diferencia es incluso mayor: el 68,2% obtiene ingresos netos hasta $225.000 mensuales, mientras apenas el 2,6% genera ingresos netos más allá de $2.250.000.

En cuanto a la situación de formalidad de los microemprendimientos, el 52,2% son informales, es decir, no ha iniciado actividades en el Servicio de Impuestos Internos, mientras que el 38,2% lo ha hecho como persona natural y un 9,5%, como persona jurídica.