Baradit: “La Iglesia presionó para no celebrar la independencia el 12 de febrero”

La fecha oficial de la Independencia de Chile genera polémica por la cantidad de fechas, actos y lugares en que se oficializó el proceso. El escritor conversó con La Nación para aclarar la discusión.

11363

Para muchos historiadores este 12 de febrero debiera ser el día de las cuecas, fondas y empanadas. Esto porque fue en esta misma fecha, pero en 1818, es decir hace 200 años, que se proclamó la independencia de Chile.

Sin embargo, como sabemos, las Fiestas Patrias se celebran en septiembre. ¿Es un error?

Según, el escritor Jorge Baradit (48), autor de la trilogía súper ventas “Historia Secreta de Chile”, hubo algunos hechos y factores que hicieron que esta fecha pase casi desapercibida y no se celebre este lunes lo que para él es el verdadero bicentenario de nuestro país.

En entrevista con La Nación, el escritor también nos aclara la controversia sobre dónde realmente se firmó la declaración de independencia de Chile. 

¿El 12 de febrero es más importante que el 18 de septiembre?
– La independencia es un proceso largo que comienza el 18 de septiembre de 1810 y culmina no solo con la expulsión de los realistas de Chiloé en 1826 sino que continúa hasta levantar un Estado capaz de autogestionarse. El 18 de septiembre de 1810 es el inicio del proceso, si bien no es nuestra independencia, es un paso tremendamente relevante.

¿Por qué pasa desapercibida la fecha del 12 de febrero de 1818?
– El 12 de febrero pasa desapercibido simplemente porque estamos de vacaciones. El año 2017 se cumplieron 200 años de la batalla de Chacabuco, uno de los grandes hitos del proceso independentista no solo chileno, sino latinoamericano y tampoco se enteró nadie.

Originalmente nuestra independencia se celebraba el 12 de febrero, el 5 de abril y el 18 de septiembre. La Iglesia presionó para que las dos primeras se eliminaran porque tendían a coincidir con el inicio de la Cuaresma y Semana Santa, y fueron cayendo en desuso.

¿Este Bicentenario es más importante que el de 2010?
– Personalmente creo que este 12 de febrero celebramos nuestro bicentenario. Uno no celebra su aniversario de matrimonio cuando conoció a su pareja, cuando tomaron el compromiso o cuando se pusieron las argollas, sino cuando se celebra el acto oficial y eso fue el 12 de febrero de 1818 en la Plaza de Armas de Santiago.

¿Cuál es la declaración verdadera?
– En realidad el acta de independencia no se firma sino hasta la década del ’30. Así que partamos por decir que todas esas discusiones sobre dónde se firmó están erradas, incluyendo el monumento que muestra a O’Higgins en el acto de estampar su rúbrica en Talca. Esa escena nunca ocurrió. La discusión que se da entre Talca, Concepción y Santiago se origina en que en esas tres ciudades hubo hitos válidos en torno a nuestra independencia.

LOS HECHOS PREVIOS AL 12 DE FEBRERO DE 1818

“La historia va más o menos así: los patriotas entraron por Chacabuco y fueron correteando a los españoles hasta rodearlos en Talcahuano, pero O’Higgins no pudo vencerlos. Al saber la noticia de la inminente llegada de tropas desde Perú para retomar Chile desde ese mismo puerto, la tradición dice que escribió una carta dirigida a los españoles, donde establecía que Chile era independiente y la lanzó hacia el campamento realista. De esa carta no hay registro ni recuerdo. Se apuró, porque quería dejar claro que las tropas de Mariano Osorio invadirían un país independiente, no retomando una colonia. Luego, en la Plaza de Concepción, días después, el 1 de enero, hace una declamación pública frente a las tropas y lugareños donde declara la independencia del país, sin un documento detrás”, detalló Baradit.

El escritor añadió que “hacia febrero, los realistas estaban retomando el país desde el sur. En Santiago se redacta un documento, un acta de independencia que es enviada a Talca, donde permanecía O’Higgins, para su revisión. O’Higgins le hace algunas observaciones y la reenvía a Santiago. Al parecer sus indicaciones no alcanzaron a llegar o simplemente no son tomadas muy en cuenta. El día 12 de febrero de 1818, en la Plaza de Armas de Santiago, se hace un gran acto cívico con todas las más altas autoridades del país, incluido el Director Supremo subrogante, donde se proclama oficialmente la Independencia de Chile. Se distribuye un documento impreso con el texto oficial”.

Copia del acta de independencia. (Crédito: Biblioteca del Congreso Nacional)

“En Talca, el mismo día, se realiza un acto local, uno de muchos que se hicieron en varias ciudades del país, al que asistió O’Higgins. Uno de esos mismos actos locales se realizó ya entrada la década del 20 en Chiloé, una vez expulsados los realistas”, agregó Baradit.

El autor de “Historia Secreta de Chile” comentó que, “si hiciéramos un símil con algún acto de nuestra vida, podríamos tomar el que hace (Alejandro) Mihovilovich, pero observado: en Talcahuano le comunicas a tus padres tu intención de casarte, en Concepción contraes el compromiso públicamente, pero el matrimonio civil es en Santiago”.

“En Talcahuano se le comunica a los españoles que Chile es libre, en Concepción se declama a viva voz lo mismo, en Santiago se proclama, o promulga, diríamos hoy, oficialmente la independencia. Talca quiere entrar a la pelea porque en su acto local estaba O’Higgins, pero, la verdad, no tiene mucho que ver”, añadió.

Para el escritor, “los tres actos son relevantes, los tres tienen su propio significado. La propia independencia es un proceso que comienza en 1810 y culmina más allá de la expulsión de los últimos españoles con la construcción de un Estado que hiciera viable la autodeterminación. Pero si tuviéramos que elegir una sola fecha creo que estoy humildemente de acuerdo con el consenso general: uno celebra su aniversario de matrimonio el día del acto oficial”.

“Como dato. Durante la década del ’30, José Joaquín Prieto quiso darle carácter refundacional a su gobierno y encargo un manuscrito de la declaración promulgada el 12 de febrero y le pidió a los protagonistas, que aún vivían, que la firmaran. El documento tuvo que ser enviado a Perú donde residía, expulsado, Bernardo O’Higgins. Ese documento se perdió para siempre en el incendio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973“, concluyó.