¡Ojo con la silicona liquida! Seremi de Salud metropolitana fiscalizó los artículos escolares

Las inspecciones que realiza la autoridad sanitaria, están orientadas a velar por la salud y seguridad de los escolares, por eso se revisa el contenido de plomo, tolueno y el rotulado de los artículos. 

346

La Seremi de Salud metropolitana realizó este viernes una jornada de fiscalización de artículos escolares, a pocas semanas de iniciarse el retorno a clases de los estudiantes en todo el país.

“Durante esta campaña 2018, que comenzó en el mes de enero, se han efectuado alrededor de 60 fiscalizaciones, cursado tres sumarios sanitarios a empresas del sector retail y un sumario a una importadora, además, se han requisado 356 artículos escolares”, señaló el Seremi de Salud, Carlos Aranda.

En las siguientes semanas, la autoridad anunció que se inspeccionarán empresas fabricantes, distribuidoras mayoristas y minoristas e importadoras de productos escolares, al igual que los locales de venta al público como el retail, grandes librerías y supermercados.

Como resultado de la fiscalización realizada este viernes en el sector de Meiggs, Estación Central, la autoridad sanitaria verificó que importadoras y distribuidoras están cumpliendo con la normativa sanitaria vigente y venden artículos escolares de marca con las correspondientes certificaciones de origen en cuanto a plomo y tolueno.

Las inspecciones que realiza la autoridad sanitaria, están orientadas a velar por la salud y seguridad de los escolares, por eso se revisa el contenido de plomo, tolueno y el rotulado de los artículos.

En el caso de aquellos productos escolares lúdicos utilizados por los más pequeños (preescolares) se considera, además de lo anterior, la biodisponibilidad de metales pesados y las partes “fisicomecánicas” de esos artículos (que no contengan bordes filosos, partes pequeñas o peligrosas).

“Infórmese, siempre compre en lugares establecidos y lea atentamente el etiquetado del producto”, recomienda, ante este marco regulatorio, el Seremi Aranda.

Una advertencia especial se realizó en torno al uso de silicona líquida, sobre todo dado que el Centro de información toxicológica de la Universidad Católica estableciera que en 2016 en Chile se realizaron unas 160 consultas por intoxicación, de las cuales el 65% de ellas termina en consulta médica y un 30% en hospitalizaciones.

Así, respecto a este producto, la autoridad señaló que “su venta está prohibida para menores de 18 años y no se puede utilizar en actividades docentes en establecimientos de enseñanza pre-básica, básica y media del país. Debido a esto la silicona líquida no puede estar dentro de la lista de útiles escolares, no se debe comprar ningún artículo que en su rotulado indique que se debe usar en espacios ventilados, porque representan un riesgo para la salud de los menores”.