Cruz Roja en la mira: Auditoría constata desvío de fondos de campañas solidarias

Expertos aseguran que de comprobarse las irregularidades que se le atribuyen a la organización humanitaria en Chile, estas podrían revestir el carácter de delitos.

442

Desvío de dineros obtenidos en campañas solidarias para costear gastos propios de la institución, reveló una auditoría de la empresa KPMG al manejo de los fondos de la Cruz Roja chilena y que asciende a un monto de $370 millones.

Según la investigación de radio Bío Bío, la indagatoria solicitada por la matriz de la entidad de carácter internacional responde al surgimiento de algunas denuncias en torno a la forma en que la filial en Chile no estaría donando el dinero captado para ir en ayuda de distintas emergencias.

Entre las irregularidades establecidas por la firma auditora figura que de los $420 millones recaudados en tres campañas solidarias, unos $370 millones se desviaron para otros fines: el pago de sueldos a sus empleados, bencina, pago de impuestos y le dio un préstamo su director ejecutivo, Roberto Yáñez.

“Consideramos que existen elementos objetivos que permiten establecer un mecanismo irregular de los fondos recaudados en las cuentas bancarias, a través de la emisión de cheques (salida) y el posterior movimiento entre las distintas cuentas bancarias de la Cruz Roja Chilena”, precisa en uno de sus párrafos el documento que publica el citado medio.

Situación que, añade, “provoca confusión y limita un adecuado control de los dineros recaudados siendo utilizados para otros objetos distintos a su naturaleza”.

Según expertos en donaciones, de comprobarse una situación de ese tipo en que se destina el dinero obtenido a objetivos distintos por los que fue solicitado a los aportantes, podría constituir un fraude y apropiación indebida.

“Es una defraudación porque hay un engaño respecto al uso que se le da al dinero recaudado”, señala el abogado especialista en donaciones, Roberto Peralta”.

En otro orden, el reporte consigna que la Cruz Roja Chilena constituyó sociedades con fines de lucro, en las que algunos miembros de la institución participaron como socios. Uno de ellos, Patricio Acosta, su actual presidente.

Requerido por este asunto, Acosta señaló que el 30 de enero pasado entregó nuevas respuestas a KPMG y que “nosotros tenemos la certeza de que en los antecedentes detectados no hay delito, por lo que estamos muy tranquilos con eso”.

Añadió que “aclaramos el tema de los supuestos desvíos de fondos, pues a KPMG le faltaban antecedentes. Y ese monto grande del que se habla en el borrador baja considerablemente”.