Un abogado a Educación: ¿desacierto o coherencia político-pedagógica?

¿Qué sentido y validez posee esta desazón por el nombramiento de un abogado y directivo empresarial en el Ministerio de Educación?