Mucha samba y poco dinero se verá en el popular carnaval de Rio

Esta tradicional fiesta brasileña que año a año reúne a miles de turistas, comenzará este viernes en el sambódromo y calles aledañas y se extenderá hasta el próximo lunes.

252

Las atractivas muestras de baile y música del carnaval arrastran multitudes en Rio de Janeiro desde varios días antes de los desfiles del sambódromo y mueven millones de reales, pero esas irreverentes comparsas a duras penas consiguen recursos para mantener viva la fiesta.

Este año 473 “blocos” inscritos, como llaman a las agrupaciones que pasan como bloques en el tradicional recinto, con sus camiones de sonido y sus orquestas, animan la vida de la ciudad. Sus participantes tienen todos los oficios y todas las edades, cariocas o turistas brasileños o extranjeros, en su gran mayoría disfrazados.

Los cortejos, que ocupan calles enteras, son gratuitos y quien quiera sumarse a ellos no tiene más que entrar en la procesión, donde se baila, se canta y se bebe cerveza en abundancia.

La mayoría de estas agrupaciones que desde este viernes 9 y hasta el próximo lunes 12 de febrero alegrarán el entorno de la ciudad turística, “empezó como un encuentro de amigos. En nuestro caso, éramos quince músicos aficionados que creamos una banda”, cuenta Tiago Rodrigues, de la Orquesta Voadora (Orquesta Voladora) creada en 2009, que actualmente moviliza a unas 100 mil personas.

EL PRECIO DEL ÉXITO

Pero el éxito aumentó los gastos y los organizadores tienen que recurrir a alternativas como el crowfunding, financiamiento colectivo a través de internet. De ese modo consiguen donaciones para armar la logística, montar los equipos de sonido o garantizar la seguridad de los músicos.

Los blocos cubren sus gastos principalmente con sus shows a lo largo del año, con cursos de percusión y con el eventual patrocinio de empresas privadas.

El trabajo de los músicos es voluntario. El desfile de Orquesta Voadora este año costará unos 70.000 reales (22.000 dólares). “El año pasado conseguimos por primera vez no poner dinero de nuestro bolsillo”, resalta Tiago, gracias al patrocinio privado.

“Rio tiene un formato de carnaval que dificulta nuestra captación de dinero, porque la alcaldía ‘vende’ calles para obtener recursos” y los inspectores velan para que ninguna otra empresa haga publicidad allí, señala el productor cultural Rodrigo Rezende.

RECAUDACIÓN MILLONARIA

Según la empresa de turismo del municipio de Rio, Riotur, unas 6,5 millones de personas participarán en el carnaval de 2018, entre ellas 1,5 millones de turistas, que gastarán 3.500 millones de reales (unos 1.100 millones de dólares).

Con la venta de espacios publicitarios, la alcaldía recaudó este año 38,5 millones de reales para el carnaval en su conjunto (desfiles de escuelas de samba, blocos, etc.) y desembolsó 16 millones para la logística (instalaciones sanitarias, vigilancia, limpieza).

Pero la ley impide la distribución directa de dinero a los blocos, explica el director de comunicación de Riotur, Rodrigo Paiva.

En la búsqueda de soluciones, los patrocinadores oficiales se comprometieron a aportar dos millones de reales para los blocos, aunque aún no se decidió cómo se distribuirá el dinero.