Cada segundo cuenta: Accidente cerebrovascular mata 2 millones de neuronas por minuto

Una persona pierde naturalmente 10 mil neuronas por día, por lo que el daño de un ACV es tres veces peor por cada segundo que demoran en lograr una atención médica adecuada.

871

Por más de una década, la comunidad médica usa el leitmotiv, “tiempo es cerebro”, para referirse a la importancia de buscar una atención médica inmediata para una persona que sufre un Accidente Cerebrovascular (ACV), porque cada segundo cuenta, debido al daño irreversible que esta patología hace en el tejido cerebral.

Por cada minuto sin atención, el cerebro pierde 1,9 millones de neuronas y 13,8 billones de sinapsis. La muerte neuronal masiva por un ACV u otra causa puede producir alteraciones en el habla, movilidad, capacidad de razonamiento o en la memoria y visión, dependiendo del área afectada”, explicó la doctora Evelyn Benavides, neuróloga de Clínica Universidad de los Andes.

Si se considera que una persona pierde naturalmente 10 mil neuronas por día, el daño de un ACV es tres veces peor por cada segundo que demoran en lograr una atención médica adecuada.

De acuerdo al estudio de Jeffrey L. Saber llamado “Time is Brain“, publicado en la Revista Stroke en año 2006, a causa de un ACV isquémico agudo una persona pierde en promedio dos millones de neuronas por minuto, alcanzando un daño de 1,2 millones de millones de neuronas por cada accidente.

Esta pérdida o muerte de neuronas sucede porque “se produce una disminución del flujo cerebral hasta un punto en que el tejido cerebral se daña en forma irreversible. Daño que si se compromete las áreas frontales o temporales del cerebro causa problemas en el razonamiento o en la memoria”, advierte la doctora.

Dada la relevancia de una pronta atención, ante cualquiera de estos tres síntomas, debe llevar de inmediato a la persona al centro médico más cercano sin importar costos, ya que está completamente cubierto por Ley de Urgencia y no pueden negarle la atención ni pedirle ningún respaldo económico.

Cara

Rostro caído, boca torcida o parálisis facial. ¿Está un lado de la cara caído? ¿No logra sonreír de manera simétrica?

Brazo

Dificultad para levantar los brazos o pérdida de fuerza en uno de ellos. ¿Nota un brazo más débil o entumecido?

Habla

Dificultad para hablar con claridad, balbuceo o incoherencia en el mensaje. ¿Está el lenguaje mal articulado o no se entiende bien?

Hay tratamientos que pueden realizarse antes de tres horas de iniciado el ACV y que podrían cambiar el pronóstico y disminuir el riesgo de secuelas. Las personas deben ir al más cercano para recibir lo antes posible la evaluación de un neurólogo y realizar los exámenes necesarios, como scanner”, alertó Benavides.