Umbilicoplastía: La última moda en cirugías estéticas para mirarse el ombligo

La operación es sencilla y ambulatoria, pero al mismo tiempo cambia por completo la imagen del abdomen.

1244

En Chile y en el mundo cada vez son más las mujeres que optan por realizarse la umbilicoplastía, que consiste en un procedimiento de cirugía estética diseñado para mejorar la apariencia del ombligo dándole un aspecto mucho más prolijo.

En los últimos años, esta intervención ha aumentado un 20% entre las chilenas y se han triplicado el número de cirugías plásticas en la última década tanto en hombres como en mujeres, esto se debe a que la cirugía es sencilla y ambulatoria, pero al mismo tiempo cambia por completo la imagen del abdomen, que a muchas mujeres las limita al elegir un traje de baño u otra prenda de vestir.

“La umbilicoplastía se realiza con varios fines, como por ejemplo, eliminar cicatrices producidas por piercings o cirugías previas, también para quitar las arrugas y el exceso de piel, sobre todo luego de la pérdida brusca de peso, o para reparar una hernia en conjunto con la remodelación del ombligo. Pero no solo puede realizarse en esos casos, sino que también se aconseja para cualquier persona que no esté contenta con la forma, el tamaño y el aspecto de su ombligo”, sostuvo el cirujano plástico Harold Bayo.

La operación comienza en una pequeña incisión en el ombligo. Posteriormente, se quita cualquier tipo de piel que esté sobrante, así como también tejido cicatricial. Es un proceso más complicado cuando está asociada a una hernia o vasos sanguíneos comprometidos al momento de proceder. La operación, dependiendo del tipo de cirugía del cual se trate, dura alrededor de una hora aproximadamente y, en casi todos los casos, el paciente puede marcharse a su hogar o ser dado de alta al poco tiempo de haber terminado.

Después de realizada la intervención se puede experimentar una leve hinchazón y alguna molestia en la zona del abdomen que es tratado con analgésicos y antiinflamatorios orales, sin embargo, estos disminuyen en muy poco tiempo. A menudo, quien se ha sometido a una umbilicoplastía luego de dos o tres días ya puede retornar al trabajo y a su rutina diaria. El resultado es realmente notable, pues la intervención ofrece una gran mejora en la apariencia física y ayuda a reafirmar o a levantar la autoestima de la persona que se la practique.