Por primera vez una expedición científica chilena explorará la Fosa de Atacama

Este viernes de madrugada partirá la embarcación de la Armada AGS-61 Cabo de Hornos desde Valparaíso con un grupo de 24 investigadores del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO), para investigar dicha zona que tiene una profundidad de 8.100 metros.

1294

Si no existiera la Fosa de Atacama no tendríamos los terremotos que tenemos, ni la cordillera de los Andes, ni la cadena volcánica, ni los grandes tsunamis que se originan en Chile. Esta característica que existe frente a nuestras costas es justamente la manifestación de que la placa oceánica se está hundiendo bajo la placa continental”.

Así de importante es esta característica geomorfológica a 100 kilómetros de distancia de la costa norte y cuya profundidad máxima alcanza los 8.100 metros, según declaró a La Nación el doctor Osvaldo Ulloa, académico de la Universidad de Concepción, director del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO) y líder de la primera expedición de científicos chilenos que explorarán esta zona.

La travesía, que durará 20 días y que se iniciará en la madrugada del viernes, partirá desde Valparaíso a bordo de la embarcación de la Armada AGS-61 Cabo de Hornos con 24 investigadores en una primera etapa.

Expedición científica chilena explorará por primera vez la Fosa de Atacama.

“Dentro de la expedición tenemos varios objetivos. Uno es explorar por primera vez como unidad científica nacional la Fosa de Atacama y tratar de poder llegar a la profundidad máxima que se estima del orden de los 8.100 metros. Otro objetivo es que sobre la fosa, estamos hablando entre los 100 y 400 metros, existe una capa o masa de agua que no tiene oxígeno y que además tiene bajo pH si lo comparamos con el resto del mundo. En el 2015 hicimos una expedición a esa zona donde obtuvimos algunos resultados y ahora vamos a continuar con este estudio, porque además esto que está pasando impacta en lo que está pasando en aguas más profundas y en la fosa. El tercer objetivo es estudiar las masas de agua y las propiedades físicas y químicas de la columna de agua del océano desde los mil metros a los 5 mil metros de profundidad”, detalló el científico.

Osvaldo Ulloa, director del Instituto Milenio de Oceanografía (IMO).

Respecto de la fauna en dicha profundidad, Ulloa aseguró de tener muchas expectativas de encontrar especies importantes. “En general, desconocemos la mayoría de las especies que viven bajo los mil metros de profundidad de nuestro océano. Además, contaremos con un vehículo autónomo y con una red que puede bajar hasta los 6 mil metros, con la que vamos a poder recolectar peces, crustáceos y moluscos de esa profundidad. Estamos seguros que vamos a encontrar especies nunca antes vistas”.

En relación al valor que tendrá esta expedición, enumeró que “son 27 mil dólares por cada día en el buque, el instrumental que estamos utilizando debe costar al menos 300 mil dólares y todo lo que significa pasajes, reactivos y otras cosas más son por lo menos unos 200 mil dólares más. O sea, es una expedición cara”.

Una de las herramientas importantes que utilizarán los investigadores es un vehículo robot o lander.

“SIEMPRE HAY UN PORCENTAJE DE FRACASO”

Una de las herramientas importantes que utilizarán los investigadores es un vehículo robot o lander, que será el encargado de llegar a lo más profundo de la fosa. “Es un vehículo autónomo que se suelta sin ninguna atadura a la embarcación. Se va a demorar 3 horas en llegar al fondo de la fosa y lo programamos para que pase varias horas. Cuenta con una cámara y luces led para poder documentar los organismos que puedan haber en la fosa. El riesgo más grande es que pueda resistir a la presión, después que pueda regresar a la superficie y luego poder encontrarlo con la señal que va a emitir”, aseguró.

Además, “llevamos un equipo audiovisual que va a ir documentando. La idea es producir material audiovisual que sea transmitido a través de la televisión. Ahora, en esto hay que tener súper claro que hay un porcentaje de fracaso, entonces por lo mismo estamos con muchos nervios, pero bastante motivados con esta experiencia”.

“Con esta expedición no esperamos resolver grandes preguntas, sino que sea una primera expedición de carácter exploratoria, porque vamos a ir donde nunca nadie ha ido… Este es el inicio de lo que esperamos sea un programa nacional de estudio de esta fosa”, manifestó el doctor Ulloa.