REVIEW | Garmin Vivoactive 3: Smartwatch y personal trainer para millenials

Garmin presenta su reloj inteligente que facilmente se puede convertir en tu nuevo compañero de gimnasio y de deporte al aire libre. Vivoactive 3 es uno de esos equipos que no puedes dejar pasar.

962

Aceptémoslo. Llega un momento en la vida de todos en que la actividad física pasa a un segundo plano y puede ser por distintas razones: universidad, trabajo, falta de tiempo, etc. Siempre hay una excusa.

A mis manos llegó el nuevo Garmin Vivoactive 3. Un smartwatch que se convirtió en mi nuevo personal trainer. No me traten de loco, ahora entenderán porqué.

El ajetreo diario se toma la vida de todos, pero ahora tenemos un nuevo aliado para defender nuestra salud y cuerpo, apuntando directamente a los nuevos adultos, a los que comenzaron a trabajar y que ya se ven alejados de las clases de educación física.

Tengo que hacer una confesión, no soy la persona más atlética, pero el gadget de Vivoactive se convirtió en una herramienta que facilita enormemente acercarse a una vida más equilibrada.

Vamos por parte.

No es solo un smartwatch. Garmin es reconocida por su sus equipos GPS personales y el Vivoactive 3 no podía no tenerlo y, realmente, acá se luce.

Si bien no es un requisito absoluto, la configuración de tu nuevo compañero es por medio de la aplicación de Garmin. Para partir necesitas completar algunos datos como estatura y peso (sean honestos en eso).

Lo bueno y bonito

Partamos por el diseño: elegante y simple. No tiene el aparatoso look de un equipo deportivo, por lo que no te molestará usarlo en distintas ocasiones de la vida diaria, como trabajo, fiestas, etc. y como dije antes, el Vivoactive 3 está enfocado en la vida sana y es así como mide tu ritmo cardíaco, tu nivel de estrés y otras características. La recomendación es que tu reloj lo ocupes 24/7, o sea, incluso cuando duermes, así Garmin podrá medir tus niveles de reposo de actividad de forma más certera.

Y como buena empresa de GPS, el equipo logra medir con una precisión increíble la cantidad de pasos que puedes dar, corriendo y caminando.

No es menor. Otros equipos del mismo período no son tan exactos y es así como el equipo de Garmin te plantea distintas metas diarias, regula tu tiempo de inactividad y hace de todo por motivarte a tener actividad.

Puedes agregar tus gustos, o sea, decir: “prefiero andar en bicicleta” o “me gusta el tennis”. Cualquiera sea tu actividad, puedes agregarla a tu programa. De a poco el Vivoactive 3 irá aumentando la intensidad de tu actividad.

Otro punto: tiene un lazo interesante con tu Smartphone, aunque podría ser mejor.

Lo no tan bonito

Nada puede ser perfecto, lamentablemente. Si bien el equipo es de muy buen nivel, tiene algunos puntos que lo dejan en desventaja frente a la competencia. Pero hay que ser justos, este reloj es para deportistas, para personas que quieren un equipo resistente a distintas pruebas al aire libre y bajo el agua. Su fabricación permite que quienes lo ocupen puedan nadar con el equipo.

Sus notificaciones y pantalla táctil a color, lo convierten en un gran compañero de travesías, pero hay un problema: su conexión es limitada.

El gran “pero” del equipo es que si bien uno puede contestar llamadas, manejar el reproductor de música y revisar mensajes, no los puedes contestar ni ver imágenes que puedes recibir en tu teléfono. La visión es acotada.

Ahora, no me malentiendan, el equipo es una maravilla y podría ser aún mejor con algunas interacciones con tu Smartphone.

De todas maneras, el equipo sigue siendo de gama alta, con duración de batería que supera fácilmente los cuatro días y se carga en una hora el 100%.

Finalmente, podríamos decir que este es “EL” equipo para los deportistas, pero que queda en deuda con los millenials.