“El cura nos sacaba fotos”: Viñuela reveló episodio vivido en su niñez

El locutor de radio realizó esta confesión porque le podría servir a otros padres, agregando que hay una generación como la de él que han manifestado abusos, pero que no lo han querido hacer público.

1479

Durante los últimos días y en el marco de la visita del Papa Francisco, el tema de los abusos sexuales ha estado en la palestra, debido a que en las actividades del Sumo Pontífice estuvo presente el obispo Barros, quien es sindicado como encubridor de los delitos sexuales cometidos por Fernando Karadima.

Durante este viernes en el matinal “Mucho Gusto” de MEGA, se habló de este tema y de las declaraciones del Papa respecto al caso del obispo de Osorno. Es en este momento, cuando José Miguel Viñuela contó que esto le tocaba muy de cerca y confesó un episodio que vivió con un sacerdote.

Me acuerdo estar en séptimo básico. Estaba en el colegio, en un colegio jesuita. El colegio tenía una casa de retiro y en ella una piscina. Nos llevaban en cuadrillas de alumnos. Íbamos a esta piscina y un sacerdote que estaba allá nos decía ‘¿quieren bañarse en pelota?’ y nosotros que éramos chicos decíamos ‘¡ya que entrete! puros hombres’”, comenzó relatando el animador.

Lo sorprendente del relato es cuando Viñuela confesó que “nos sacábamos la ropa, nos tirábamos en pelota a la piscina y el cura nos sacaba fotos. Algunas de estas las ponía en el diario mural, las divertidas que se podían ver y las otras ustedes se imaginarán dónde las tenía“.

Además, contó que este no es el único episodio que vivió con el sacerdote. “En su minuto, haberme confesado con ese cura y que me haya dicho ‘usted ya es un torito que tiene las bolas grandes‘ y te pegaba la tocada, ‘que choro este cura, porque te confesaba y te habla directo, tiene un lenguaje mucho más cercano’, pensaba en ese entonces, pero hoy día que tengo 43 y que tengo dos niños, si mis hijos llegaran a contarme que se bañó en pelota en una piscina, que el cura le sacó fotos o que le tocaron los testículos mientras se estaba confesando, voy a dejar la cagá al colegio“, precisó.

El locutor de radio sostuvo que hacía esta confesión porque le podría servir a otros padres, ya que hay una generación como la de él que han manifestado estos abusos, pero que no lo han querido hacer público, agregando que el “castigo” que tenían quienes cometían estos actos era ir a un retiro.