Pascua Lama recibió la piedra final: SMA decretó su clausura definitiva

Además, de la clausura del polémico proyecto minero, la Minera Nevada deberá pagar una millonaria multa por los daños irreparables causados a la flora y fauna.

411

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) finalizó el procedimiento sancionatorio contra la Compañía Minera Nevada SpA, titular de las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA’s) “Pascua Lama” y “Modificaciones Proyecto Pascua Lama”, resolviendo su clausura definitiva.

El procedimiento sancionatorio comprende un total de 33 cargos, seis de ellos por infracciones gravísimas, catorce por infracciones graves y nueve por infracciones leves; cuatro cargos fueron absueltos debido a que no pudo determinarse su veracidad con los antecedentes disponibles.

Con respecto a las sanciones, cinco de los incumplimientos merecen la sanción de clausura total y definitiva, informó la SMA. Además, dos de estos cinco incumplimientos produjeron daño ambiental irreparable.

Se aplicaron diversas multas por 24 infracciones, las que sumadas alcanzan la cifra de 12.360 Unidades Tributarias Anuales, equivalentes a $6.973 millones de pesos.

Según el organismo, este procedimiento sancionatorio significó un enorme esfuerzo de investigación y análisis llevado adelante por un equipo multidisciplinario de la SMA, incluyendo la revisión de miles de páginas de documentación e informes, fiscalizaciones en terreno, visitas del fiscal instructor al sitio, solicitud de informes especializados a diversos peritos y solicitudes de información a servicios públicos tales como la DGA, Sernageomin y Conadi, entre otras diligencias.

Entre los incumplimientos que motivaron la aplicación de la clausura definitiva de la faena minera se encuentra la intervención de vegas altoandinas (humedales); la afectación de diversas especies de fauna y flora nativa (algunas protegidas por categorías de conservación).

Además del monitoreo incompleto de glaciares y glaciaretes; la descarga de aguas ácidas al río Estrecho sin cumplir con las normas de calidad del agua, entre otros. Esta sanción toma en cuenta la importancia del daño causado, como también la criticidad, extensión y duración del efecto generado.

Proceso jurídico altamente complejo

En junio de 2016 se acumularon en un único expediente dos procedimientos de sanción contra la minera, el primero fue iniciado el año 2013 y concluyó con una sanción de 16.000 UTA, pero luego de reclamaciones ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, éste determinó que la resolución sancionatoria de la SMA del año 2013, adolecía de diversos vicios que la hacían ilegal y le ordenó dictar una nueva resolución sancionatoria que se ciñera estrictamente al marco legal.

En junio de 2016 ambos procesos de sanción se agruparon en un único expediente, el cual incluyó a más de 100 interesados y/o denunciantes, entre los que se incluyen asociaciones de regantes, comunidades indígenas, personas naturales, ONG, además de la propia empresa minera.

El superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz afirmó que, “dada la naturaleza y envergadura de las infracciones cometidas por la empresa, y luego de un proceso altamente complejo, tanto desde el punto de vista técnico como jurídico, y en el cual se garantizó en todo momento los derechos de todas las partes intervinientes, se ha llegado a la convicción de que la clausura total y definitiva más la imposición de una multa en dinero, es la sanción más adecuada y proporcional en este caso”.

“Esta resolución es el fruto del trabajo de un gran equipo de profesionales de distintas áreas, el cual con dedicación exclusiva durante muchos meses, examinó y analizó en detalle cada una de las infracciones, cada una de las pruebas y cada uno de los antecedentes recabados durante el proceso, para arribar, en definitiva, a una decisión contundente, pero sobretodo objetiva y proporcional a los incumplimientos cometidos, tal y como ha sido la tónica de nuestra institución en estos años”, puntualizó el superintendente.