Parlamentarios solicitaron el reembolso por gastos de alcohol y otros “poco prudentes”

Se detectaron la solicitud de reembolsos por uso de taxi por valores superiores a 100 mil pesos y en el caso del combustible, gastos de más de tres millones de pesos en el mes.

887

El Comité de Auditoría Parlamentaria detectó gastos en alcohol, traslados y otros “poco prudentes” por parte de los miembros del Congreso que solicitaron reembolsos. Esta situación fue puesta en conocimiento del Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias.

Según consignó este lunes La Tercera, la auditoría que inició el comité fija los criterios del uso de los fondos que senadores y diputados reciben del Estado para su trabajo legislativo y en la que detectaron gastos calificados como “poco prudentes”.

Se ha detectado la inclusión de consumo de alcohol en las rendiciones. En concepto del comité, el alcohol no puede considerarse alimento, al no constar de nutrientes para el organismo. Se requiere una interpretación vinculante de parte del Consejo”, señaló el requerimiento enviado por el comité al consejo.

Además, según informó La Tercera, se requiere que el Consejo regule los reembolsos de propina, “dado que suele incluirse en las rendiciones”, esperando que se establezca un monto máximo, citando el 10% consagrado como sugerencia a los consumidores en la ley.

Reembolsos por transporte 

El requerimiento sostuvo que “el comité estima conveniente poner en conocimiento del Consejo Resolutivo que en la auditoría se han advertido gastos que no parecen enmarcarse en los criterios de prudencia y austeridad que deben orientar el uso de asignaciones”.

“Tal es el caso de comprobantes de taxi por valores superiores a 100 mil pesos, sin mayor especificación de los tramos recorridos. También la utilización del mismo medio de transporte para desplazarse entre Santiago y Valparaíso”, mencionó el documento citado por el diario.

El diputado UDI Enrique van Rysselberghe admitió a La Tercera que en sus rendiciones se detectó el uso de taxi desde el aeropuerto de Santiago hasta el Congreso. El parlamentario explicó que en algunas ocasiones ha hecho uso de ese medio.

Otros gastos “poco prudentes”

Los auditores hicieron ver a los consejeros otra situación detectada en la revisión, pero vinculada al alojamiento. “Para el caso de alojamiento se comprobaron pagos por montos superiores a un millón de pesos, sin información relativa al usuario o detalle del servicio”, advirtieron.

Para el ítem combustible el comité también pidió al consejo profundizar en la regularización, porque “tratándose de combustible, la rendición de montos superiores a tres millones de pesos en el mes implicaría un kilometraje recorrido difícilmente posible de materializar”.

Sin embargo, la auditoría realizada, que comprendió gastos entre enero y mayo de 2017, no planteó reparos a los distintos parlamentarios que incurrieron en estos gastos. “Estos no han sido sujetos a objeción, al carecer el comité de parámetros objetivos que permitan fundar suficientemente un eventual cuestionamiento”, expresó el documento.