Nuevo plan de CGE para evitar cortes de suministros eléctricos

El cruce de información entre instituciones públicas y privadas permitió la elaboración de medidas innovadoras para evitar interrupciones de servicio.

83

La Compañía General de Electricidad (CGE) presentó el plan de emergencias ante cortes de suministro eléctrico, proyecto realizado en conjunto con la Subsecretaria del Interior, tras un año de trabajo.

La mayor frecuencia e intensidad de los eventos extremos que hemos visto en Chile y el mundo nos llevaron a revisar nuestros procedimientos, buscar experiencias internacionales y realizar un intenso trabajo durante el año para responder de mejor manera a distintas emergencias”, apuntó Gallart, el presidente de la CGE.

La iniciativa fue presentada por Gallar en presencia del subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, los directores nacionales de Onemi, Ricardo Toro, y Conaf, Aarón Cavieres, el superintendente de Electricidad y Combustible, Luis Ávila, y el representante de Bomberos, Alejandro Artigas.

“Durante estos 4 años hemos impulsado instancias de cooperación y de colaboración público-privado para poder enfrentar desastres naturales de manera más rápida y eficaz”, señaló el subsecretario Aleuy.

Los cruces de información que hizo la empresa, para prever las medidas de mitigación en terreno, fueron destacados por Aleuy. En particular “utilizar la información de Conaf, que detalla las zonas recurrentes de incendios forestales para la elaboración de medidas –como cortafuegos o talas- nos parece que es el camino correcto que debe tomar la cooperación público privada para la resolución de problemas complejos”.

Sobre los avances en la materia recordó que “desde el 60 a la fecha hemos asumido el 48% de las emergencias. Estructuramos 10 mesas de trabajo a partir del terremoto de Iquique. Categorizamos la infraestructura crítica y vulnerable del país y se les superpuso las zonas de riesgo. Para la ONU, Chile cumple con 7 de 9 categorías de riesgo. No hay institución ni país virtuoso capaz de enfrentar los desastres naturales que vienen”.

El plan contempló la revisión de más de 7.700 km de líneas eléctricas en zonas de bosques y de más de 360 mil postes en siete regiones, con inspecciones pedestres poste a poste, sumado al uso de drones y helicópteros para llegar a zonas de difícil acceso.

Lo anterior permitió la recopilación de información, y georreferenciación para dirigir las tareas de mantenimiento en la infraestructura eléctrica, tala y poda en forma precisa, mediante el entrecruzamiento con información pública de las instituciones del Estado vinculadas a la red de emergencia.

Además, se incorpora un 30% adicional de equipos de protección de última generación, que refuerzan a los más de 1.200 ya existentes, para tener información del estado de las redes en tiempo real y comandarlas a distancia, añadiendo tecnología para seguir automatizando las redes eléctricas.

Asimismo, se avanzó en alianzas estratégicas para reforzar la seguridad de las operaciones, como la capacitación de 1.580 voluntarios de bomberos en riesgos eléctricos ante emergencias, a quienes además se les hizo entrega de palas y rastrillos de alto estándar de calidad y seguridad que les permitirá trabajar de mejor manera en el combate de incendios forestales.