Colombia: Santos suspende diálogos de paz con ELN

El mandatario interrumpió las negociaciones tras los ataques a petroleras de esta madrugada, atribuidos al Ejército de Liberación Nacional.

108

La reanudación de las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) fue suspendida el miércoles por el presidente Juan Manuel Santos, quien atribuyó al grupo armado unos ataques ocurridos durante la madrugada.

El mandatario solicitó el regreso de su principal representante en las negociaciones, Gustavo Bell, al día siguiente de expirar el primer alto al fuego bilateral pactado con el grupo rebelde desde su alzamiento en armas en 1964.

Vamos a “evaluar el futuro del proceso”, señaló Santos en un mensaje al país después de que culpó al ELN de “unas acciones terroristas” que esta madrugada afectaron el transporte de crudo y, al parecer, dejaron dos militares heridos en el noreste de Colombia.

La estatal Ecopetrol señaló que en total hubo cuatro ataques contra la infraestructura petrolera en los departamentos de Boyacá, Casanare y Arauca.

El ELN es la última guerrilla activa de Latinoamérica, y ya anunció su voluntad de seguir con el diálogo de paz.

Secretario de la ONU viajará para reanudar diálogos

El jefe de la ONU, Antonio Guterres viajará a Colombia este fin de semana para apoyar los esfuerzos de paz, que vacilan tras ataques atribuidos al ELN y atrasos en la reintegración de exguerrilleros de las FARC a la vida civil.

Guterres se reunirá con el presidente Juan Manuel Santos y con líderes de la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y representantes de la Iglesia católica en Bogotá, anunció el miércoles un portavoz de la ONU.

El Secretario General de la ONU además viajará al departamento de Meta, en el centro de Colombia, para visitar una zona de reintegración de excombatientes de las FARC, que dejaron sus armas tras la firma del histórico acuerdo de paz en 2016. La visita de Guterres reforzará las tareas realizadas por el jefe de la misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault.

“Estamos lidiando con un gran grupo de exrebeldes cuyo nivel de frustración acumulada con el proceso de reintegración -ilustrado por la cantidad de miembros aún en prisión- no es fácil de superar”, dijo Arnault en una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU dedicada a Colombia.

Alrededor de 14.000 rebeldes de las FARC dejaron las armas y se transformaron en partido político, tras un histórico acuerdo logrado en 2016, que puso fin a más de medio siglo de conflicto armado.