Inundaciones causan 37 muertes en el Congo

Fuertes lluvias azotan la capital de la República Democrática del Congo, causando estragos debido a la precariedad de las construcciones.

117

37 personas han muerto en las inundaciones que afectan a la ciudad de Kinshasa, producto de las fuertes lluvias que cayeron la madrugada de este jueves en la capital de la República Democrática del Congo (RDC).

“No solamente hubo lluvias, sino también deslizamientos de tierra y se derrumbaron algunas casas“, declaró este jueves Dominique Weloli, ministro provincial de Asuntos Sociales, que también señaló que entre las víctimas hay “dos o tres niños ahogados”.

Según la radio de la ONU, Okapi, cinco niños de una misma familia murieron ahogados en su casa, donde dormían solos. Los distritos de Ngaliema y Selembao han sentido la tragedia en profundidad, con 13 y 9 decesos, respectivamente.

A causa de la tempestad cedieron los diques en el barrio de Manenga, informó el sitio internet Actualité.cd.

Se estima que viven unos 10 millones de personas en Kinshasa, la inmensa mayoría en barrios con condiciones precarias de alojamiento, transportes, electricidad y acceso al agua corriente.

Durante la jornada de este jueves la Iglesia Católica prepara misas conmemorativas por el Día de los mártires de la independencia, que se celebra el 4 de enero. Esto en el marco de las protestas para exigir que el mandatario Joseph Kabila ceda el cargo que ejerce desde 2001, manifestaciones que el 31 de diciembre causaron 12 muertes. El arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya, calificó este martes de “barbarie” la represión de las fuerzas de seguridad congolesas a “la marcha pacífica y no violenta” del domingo 31.

A finales de diciembre de 2016 una inundación en la RDC causó la muerte a 50 personas en la ciudad de Boma, ocasionando el desplazamiento de unas 10.000 personas que huían del agua y el barro que arrastraba sus viviendas, producto del desborde de un río.

Estudios sobre el cambio climático prevén que las precipitaciones aumentarán en el centro de África. Las partes central y occidental de la cuenca del Congo serán las más afectadas.