¿Quiénes piden créditos sociales y para qué?

La Encuesta de Crédito Social 2017 reveló que los principales motivos para solicitar créditos sociales es para mejoras en el hogar, salud y reorganización de finanzas.

415

La caja de compensaciones Caja 18 entregó los resultados de su Encuesta de Crédito Social 2017, que tiene por objetivo conocer el uso que le dan las personas al crédito social que entregan las cajas de compensación a sus afiliados.

En cuanto a las motivaciones por las que las personas solicitan un crédito social, hay diferencias entre los trabajadores activos y los pensionados. En el caso de estos últimos, un 36% pide un crédito social para gastos relacionados con la salud, un 28% lo destina a mejoras del hogar y un 11% a pagar deudas.

Osvaldo Iturriaga, gerente de Beneficios y Calidad de Caja 18, explicó que “el 65% de los pensionados que se acerca a solicitar un crédito social a nuestra caja tiene ingresos menores a 200 mil pesos, lo que, en conjunto con el destino que le dan a los créditos, confirma el carácter social de este producto en nuestra institución”.

“Es altamente probable que, si las cajas no les diéramos acceso a estos créditos, nuestros afiliados pensionados tendrían que recurrir a los préstamos informales para enfrentar situaciones que requieren de un apoyo que no puede esperar, tales como un problema de salud o un deterioro serio en el hogar”, agregó el ejecutivo.

En el caso de los trabajadores activos, un 27% destina el crédito social a pagar deudas o reorganizar finanzas, un 26% a mejoras del hogar, un 17% a salud y otro 17% a educación.

Un 42% de los trabajadores que solicitan un crédito tienen ingresos entre 200 y 400 mil pesos. “Esto refleja que el crédito social de las cajas de compensación sigue siendo una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de las personas, por supuesto que en el entendido que, como todo compromiso, se asume en forma responsable e informada, lo que es un sello de nuestra caja”, señaló Osvaldo Iturriaga.

En este contexto, el importante rol social que cumplen las cajas de compensación a través de sus créditos sociales, al dar posibilidades de financiamiento a personas que normalmente no lo tienen en los bancos, se hace evidente con el informe Evolución del Endeudamiento de los Hogares, recientemente publicado por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF). Dentro de las principales conclusiones del estudio, destaca que la deuda informal de los hogares subió más de cinco puntos porcentuales en un año, llegando a un 15,8% a septiembre de 2017. Asimismo, el estudio señala que este incremento en la deuda informal es muy relevante, ya que ese tipo de deudas proviene de fuentes no reguladas y sus condiciones crediticias pueden afectar negativamente el bienestar de los hogares de quiénes los toman.

Al separar los resultados de la Encuesta de Crédito Social 2017 por zonas: Norte, Quinta Región, Región Metropolitana, Sur y Sur Austral, se puede evidenciar que las cinco zonas tienen resultados relativamente similares. La diferencia más notoria está en que “el principal motivo para pedir un crédito social en la Zona Sur y Sur Austral se refiere a mejoras para el hogar, lo que podría estar asociado a condiciones climáticas de estas regiones”, detalló el ejecutivo de Caja 18.