Hay más de $ 22 mil millones olvidados en Tesorería y así podrías recuperarlos

El organismo en conjunto con el Ministerio de Economía lanzaron el sitio web en que las personas y empresas podrán consultar si es que son acreedores de "dineros olvidados".

3763

A partir de este jueves entró en funcionamiento la plataforma web Escritorio Empresa, la que cuenta  con un nuevo servicio gratuito que permitirá recuperar los dineros olvidados en la Tesorería General de la República. Se trata de la consulta de medios de pago fiscales caducados, donde las personas y empresas podrán informarse acerca de dineros que aún no han cobrado en la Tesorería y recupérarlos.

Durante la actividad, el ministro de Economía Jorge Rodríguez Grossi y el tesorero general de la República, Hernán Frigolett, informaron que este año, el monto de medios de pago caducados o dineros olvidados supera los $ 22.800 millones y corresponden a más 21 mil empresas y más de 45 mil personas.

Una alta cifra que corresponde a los distintos medios de pago que utiliza el fisco a través de la Tesorería General de la República para realizar devoluciones de impuestos y pagos de beneficios a los ciudadanos, sean empresas o personas naturales.

De hecho, la Tesorería emite al año aproximadamente 300 mil cheques y 150 mil pagos por caja, de los cuales aproximadamente un 15% caduca porque no son cobrados a tiempo por sus destinatarios.

Las autoridades explicaron que las microempresas son las que tienen mayor cantidad de medios de pago caducados superando los $ 3.258 millones que corresponde a unas 19 mil empresas. Le siguen las pequeñas empresas con unos $ 3.216 millones correspondientes a 3.498 empresas.

“Las ventajas de Escritorio Empresa son fantásticas porque en vez de estar mandando gente a golpear ventanas a distintas municipalidades o instituciones públicas y gastando tiempo y dinero en eso se puede hacer a través de un computador o de un teléfono celular rápidamente. Es la manera de ir usando el tiempo para hacer cosas más útiles y entretenidas”, dijo Rodríguez.