Escolar dio la PSU y ya tiene $5 millones para su emprendimiento agrícola

Con apenas 18 años y esperando los resultados de la PSU, la alumna de 4° Medio del Liceo Agrícola de San Carlos se apresta a realizar uno de sus mayores desafíos: producir a mayor escala carne de conejo por sus beneficios para la salud de las personas.

3461

“Me siento muy emocionada, contenta y agradecida con este premio”, expresó Ana Medel a La Nación tras firmar un contrato que le reportará $5 millones para potenciar el emprendimiento que hace poco más un año comenzó a gestar en su colegio.

Ad portas de egresar del Liceo Agrícola de San Carlos en la recientemente creada Región de Ñuble, esperando los resultados de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), la joven de solo 18 años se convirtió en uno de los 17 ganadores del primer concurso Jóvenes Innovadores Rurales “Mi Raíz”.

La iniciativa que de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), pretende fomentar las ideas de los jóvenes rurales de entre 18 y 30 años que quieran emprender un negocio, como el proyecto de esta promesa que quiere estudiar Medicina Veterinaria y que se llama “Carne Sana, Humanos Sanos”.

La idea plantea un modelo sustentable de producción de carne de conejo de la raza Gigante Flandes, beneficiosa por ser baja en colesterol, saludable, sabrosa y al mismo tiempo, ya que es la raza de esta especie más grande del mundo y de cada espécimen se puede obtener entre 5 y 15 kilos de carne, que es lo que ha desarrollado la alumna junto a su profesora y guía, la veterinaria Paulina Muñoz Garcés, desde octubre de 2016.

“Como estudiante, el liceo me dio la posibilidad de poder criarlos y llevar a cabo todo el proceso hasta ser faenados (…) Quiero masificarlo y expandirlo porque mi proyecto tiene un objetivo social de ayudar a mi liceo y a la gente que está enferma, ese es uno de mis objetivos”, además de enseñarles el proceso a sus compañeros para incrementar la venta que realiza el establecimiento y que a ella también le reportará ganancias.

La joven que quiere estudiar Medicina Veterinaria, que es la menor de siete hermanos y vive con su madre, sostiene que esta situación no es un impedimento para que puedan llevar a cabo sus estudios, aunque admitió que podría postergarlos un año, dependiendo de los resultados de la PSU.

“Si es necesario estar más enfocada en el proyecto no me importaría atrasarme un año para ejecutarlo bien y expandirlo, pero mi idea no es dejar los estudios, ni el proyecto y menos mi práctica, porque voy a empezarla ahora”, subraya, aunque dijo que de no irle bien en la prueba está postulando al Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior del Mineduc (PACE), que le daría le daría más tiempo para hacerse cargo de su proyecto que ya está avanzando.

EXPERIENCIA PIONERA

La encargada del concurso “Mi Raíz”, Dominique Chauveau, explicó a La Nación que la FIA trabaja con jóvenes ligados a la agricultura hace 5 años y hace tres realiza el concurso Jóvenes Innovadores, que apuntaba a alumnos de universidades de cabecera regional, como la de Concepción, del Bíobío, Austral, Católica, Chile, que es muy competitivo, pero con pocos cupos.

“Nos dimos cuenta que necesitábamos hacer uno paralelo que fuera exclusivo para la juventud rural. A partir de eso, dijimos: abramos una línea paralela exclusiva para juventud rural y así es como nace el concurso y la invitación es para chicos y chicas de 18 a 30 años de distintas regiones del país. Este año es la experiencia piloto y la hicimos entre la Sexta Región y la Región de Los Lagos y la idea es ampliarla con un llamado nacional”.

La profesional recalcó que como organización les significó un tremendo desafío porque no había registros o bases de datos en ninguna parte, ni en el Instituto Nacional de la Juventud (Injuv) ni en los liceos porque no tenían bases de contactos con sus egresados.

“Así que hicimos una pega ardua. Bombardeamos las regiones con volantes, con afiches, nos asociamos al Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (Indap) y con ayuda de sus profesionales en terreno empezaron a hablarle a sus productores por si tenían parientes: hijos, nietos, sobrinos, hermanos que quisieran participar. Fue literalmente un boca a boca”, proceso que duró un mes y medio de difusión, recalcó.

La convocatoria que incluye capacitaciones fue exitosa con 367 postulantes de los cuales quedaron seleccionados 306.

En la primera se invitó a los seleccionados a un taller de “Ideación” que dura una semana donde los orientan en qué y cómo idear un proyecto, para luego dejar las 100 ideas que tenían mayor relevancia para el sector agrícola, y se les otorgó una capacitación de dos semanas en la que se trabajó y se aterrizó la idea para elaborar el proyecto.

Una vez concluido aquello, pasaron a la tercera etapa los 17 ganadores quienes debieron formalizar sus proyectos que recibirán $5 millones cada uno para ejecutarlo.

“Somos pioneros en esto porque nadie estaba trabajando en emprendimiento en juventud rural y emprendimiento porque hay mucha información que no llega a ellos y aquí hubo un esfuerzo y un diseño de la línea de trabajo nuestra bien alineada al perfil de chiquillos y chiquillas rurales”.

  • Dastine Andrés Torres Huerta

    Mis felicitaciones. Bien por este emprendimiento

  • JR

    Asi se hace!!.

    Vamos que se puede en la Universidad!!…. Genere grandes desarrollos, empresas, patentes y cree mucho trabajo.

    Ahh.. y no escuche a quienes tiran para abajo… de esos sobran, y lo que hacen es generar otros como ellos. Sacúdase de esos y continúe!

    Felicitaciones!!.

  • teresa s

    Porqué tiene que ser por concurso?
    Deberia ser optativo.
    En una de esas, queda afuera la persona que realmente tiene interes en estudiar.

  • Andres Pacheco

    Me parece estupenda la iniciativa y la capacidad de esta niña. Ojalá hayan más emprendimientos así y espero que no salte el típico chileno mal llamados “animalistas” a dar jugo!

  • Constanza Vera

    Insólito que el MINAGRI haya subsidiado este tipo de proyectos…