La morosidad de los chilenos está creciendo de una manera preocupante, ya que se expande a un ritmo que es el doble mayor que las deudas al día.

Según un estudio de Chiledeudas elaborado en base a información entregada por la SBIF, si se considera la morosidad total del país, es decir, de 1 día en adelante de impago, el monto alcanzó 3.960 millones de dólares en la última medición efectuada en agosto de 2017. Eso significa un crecimiento de 8,3% en comparación a los 3.656 millones de dólares de igual período de 2016.

En cambio, alerta Chiledeudas, si se toman en cuenta los compromisos financieros al día, aunque son mayores en monto con 209.077 millones de dólares anotados en agosto de 2017, su crecimiento es menor que las cifras morosas nacionales, con una expansión de 4,4% en comparación a los 200.129 millones de dólares de igual período de 2016.

El director de Chiledeudas, Guillermo Figueroa, explica que lo anterior es una clara muestra de que los chilenos se endeudan a una velocidad mayor que el pago de sus obligaciones crediticias, lo que ha impulsado la existencia de 4,3 millones de habitantes del país morosos de la banca y del retail. Tendencia que aumenta en épocas de alto consumo como la navidad y vacaciones.

El 85% de todo lo que el consumidor adquiere lo hace de forma inconsciente, es decir, no racional. Es tan así que casi el 50% de los chilenos está endeudado, esto corresponde a más de 8 millones de personas, y a un 10% de la población simplemente no le alcanza para mantenerse y se re-endeuda. Por lo que las emociones juegan un papel importante en este proceso, las cuales deben controlarse para no caer en morosidad, ajustándose a un presupuesto mensual establecido”, afirma Figueroa.

El director de Chiledeudas aconseja frente a los períodos de navidad y vacaciones que se avecinan que “el consumidor debe considerar que un endeudamiento responsable corresponde de forma óptima al 25% del monto de su ingreso. Si está entre el 30 y 40% de sus entradas, se encuentra en un umbral peligroso, en este punto todavía tiene un margen de maniobra que le permitirá, con pequeños ajustes, regresar a un nivel saludable. Si supera el 60% de su sueldo, se ubica en una situación de sobreendeudamiento y es probable que esté a punto de entrar en mora por lo que debe dejar de adquirir pasivos”.

Regiones

En relación con las regiones con mayor morosidad, si se utilizan los montos totales, la Metropolitana, la del Biobío y la de Valparaíso concentran el 77,5% de los impagos de compromisos financieros con 3.069 millones de dólares. Esto, por ser las zonas con más cantidad de habitantes del país.

Sin embargo, si la medición se efectúa tomando en cuenta la morosidad per cápita en créditos de consumo, que son los más usados por los chilenos, la región que lidera los impagos financieros es la de Tarapacá con el 2,45% del total nacional, seguida por la Metropolitana, con el 2,21% y la de Antofagasta, con el 2,20%. Todas sobre el promedio país que es de 1,91%.