¿Por qué es importante repensar las estrategias preventivas de VIH en la población joven?

"Se hace necesario que las estrategias de promoción y prevención, incluyendo las campañas publicitarias, consideren la importancia actual que tienen las redes sociales"

224

El boletín de resultados de confirmación de VIH, publicado por el Instituto de Salud Pública (ISP) en noviembre de 2016, destapó una situación epidemiológica nunca antes vista en relación a la problemática del VIH y, al mismo tiempo, abrió un debate necesario en relación al rol del sector salud y sus estrategias preventivas para toda la población chilena.

Al analizar este documento es posible visualizar, en primer lugar, que la epidemia ha dado un giro importante hacia la masculinización de ésta, situación que dista mucho de lo que acontecía con la patología hace unos años, en que se hablaba de una epidemia con rostro femenino y siendo las mujeres con pareja estable quienes encabezaban la lista de contagios. Otro aspecto destacable es que la patología se está concentrando en población joven (entre 20 y 29 años), lo cual es muy preocupante si consideramos también los datos que aporta la última Encuesta Nacional del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), de 2015, en que se aprecia un descenso significativo del uso del preservativo en comparación a la misma Encuesta INJUV de 2012.

Además, es interesante considerar que la Encuesta INJUV de 2015 menciona que un porcentaje importante de los/as jóvenes utilizan el preservativo principalmente como un método para prevenir un embarazo, mientras que su uso para prevenir el VIH/SIDA es una razón secundaria.

Este escenario abre varias interrogantes en relación a las estrategias de promoción y prevención que se han llevado a cabo estos últimos años en nuestro país y sobre cuál ha sido el verdadero nivel de impacto que han tenido en la población chilena. Por otro lado, plantea un desafío no menor en relación a qué estrategias como país queremos desarrollar, para abordar de la manera más adecuada posible una infección que requiere medidas urgentes en la actualidad.

Desde esta perspectiva, y según mi opinión, se hace necesario que las estrategias de promoción y prevención, incluyendo las campañas publicitarias, consideren la importancia actual que tienen las redes sociales y su potencial impacto en una población joven que hace uso de ellas de manera permanente. Asimismo, estas estrategias debiesen considerar el componente de género, sobre todo con la población masculina, la cual -en general- presenta muchas dificultades para acercarse al sector salud desde una perspectiva preventiva. A modo de sugerencia, una estrategia efectiva podría ser fortalecer y potenciar la formación del profesional matrón/a en la salud sexual masculina.

Finalmente, no se puede dejar de lado la pesquisa del VIH, considerando nuevas alternativas de exámenes de screening como los test rápidos de VIH y sin descuidar, al mismo tiempo, el desarrollo sostenido en el tiempo de una política de educación sexual efectiva para contribuir a una salud sexual de calidad para nuestra población.

 

 

Mauricio López González

Académico de la Escuela de Obstetricia y Neonatología UDP.

  • Francisco Urrea

    HIV carajo.!!!