Florcita Motuda adelanta su llegada al Congreso: “Entraré con mi capa y mi ‘antenita’ en la cabeza”

Raúl Alarcón -el alter ego del artista- habló con La Nación sobre su llegada a la Cámara de Diputados de la mano del Frente Amplio, sobre la derecha, las presidenciales y los proyectos que busca defender.

929

La cuarta es la vencida, o por lo menos así lo fue para Raúl Alarcón, artista conocido como Florcita Motuda que llegará a renovar la Cámara de Diputados con un escaño por el Partido Humanista en el Distrito N°17 de la Región del Maule.

Y a pesar que asumirá el rol de representante de la voluntad popular, a sus 72 años asegura que no dejará su perfil extrovertido. Incluso, en conversación con La Nación, adelantó que llegará al Congreso el 11 de marzo con su capa característica y sus “antenas”.

“Voy a llegar con mi capa y mi antenita en la cabeza, que es para recibir emisiones de distintos lados”, adelantó.

El cambio es radical y reconoce el desafío. “Es una alegría y un misterio. Lo primero porque mis compañeros de mis compañeros de lista tuvieron una buena votación, o sea, no es la persona, es el conjunto. Es un agradecimiento y es bonito”, dijo Alarcón a La Nación.

Llega al Congreso en un momento complicado por la crisis de confianza
-No es complicado, está clarísimo lo que hay que hacer y qué fue lo que nos llevó a esta situación. Pero ya se entiende, se sabe, ahora sale el poderoso y un conjunto de jóvenes y un viejo como yo de 72 años -pero joven de adentro- con puño en el aire, muestran la energía de alguien que va irrumpiendo.

Es otra era entonces, ¿de recambio y confianza?
Las confianzas están puestas en los movimientos sociales y de los estudiantes. Aquí hay mucho pingüino, nunca desaparecieron, además, en cuatro años más van a haber más.

Todos conocimos a Florcita Motuda, pero poco se sabe de Raúl Alarcón. ¿Qué puede esperar el ciudadano al verlo en el Congreso?
El que llega es Florcita Motuda y ese es un hecho político que dije desde un inicio. Voy a entrar en el Congreso, pero no llevaré la capa todos los días, porque se ensucia tengo que lavarla mucho y la cuido y la quiero. En el ingreso estará el gesto político.

¿Y Cómo piensa será tomado por los colegas que hoy están en la oposición?
Capaz que me aplaudan, porque del lado de la Nueva Mayoría soy una figura destacada en dictadura. La oposición no sé, vi un video de militantes de la oposición extrema que es la UDI decían también que era un tipo muy inteligente y es un video de Jaime Guzmán y capaz que toda la gente que lo quiera me aplauda por las cosas que decía de mí.

Pero otra cosa puede ser el enfrentamiento en el hemiciclo
La persona que entra a la Cámara es un señor de 72 años, a esa edad estás cerca de la muerte, más cerca de la reconciliación que de pegar. La gente está en el tema de enfermedades y no con muchas ganas de pelear sino que de buscar un rastro, una célula, un átomo, de luz en todos.

Florcita Motuda: “Ni ca*** dejo la música, me muero”

Raúl Alarcón ahora se define como un “místico político”, con el compromiso de vivir “al menos hasta los 100 años” y en tres planos existenciales, uno de ellos “rejuveneciendo”. Una conexión distinta con jóvenes y viejos. Seguro como siempre, será un voto en la agenda del Frente Amplio, la misma que apunta a reducir la dieta parlamentaria y limitar el número de re postulaciones al Congreso.

Pero el traje de político todavía no está puesto y la vida musical sigue siendo su norte. Ahora es parte del grupo formado junto a su familia y en que él es el vocalista: Familia Motuda. “Ni cagando dejo la música, me muero, porque ahí también he hablado y hago política”.

Sobre su tarea parlamentaria, ya tiene los primeros lineamientos claros: apoyo a las pymes de la zona, especialmente de turismo cultural, las que “están amenazadas por la minería, que los va a dejar sin agua ni recursos con las promesas de trabajos”.

¿Dónde va a estar Florcita Motuda en cuatro años, repostulando o con un regreso a la música?
Repostulando pue’h, por supuesto y ese va a ser el juicio que va a tener Florcita Motuda. Si no me eligen de nuevo, bueno, di la hora no más, termina como una anécdota, pero por supuesto que la idea es que a ese tiempo el Frente Amplio sigue funcionando y tendrá una nueva elección parlamentaria con gente nueva. Ojo, también tendremos propuestas sobre eso (las respostulaciones).

¿Van a la reelección los 20 diputados del FA más nuevas figuras?
Nuestras idea y aspiración es que no se pueda reelegir indefinidamente a la gente que toma la política como profesión y cae en hechos de corrupción porque está metido por eso y no por el servicio público, dice eso, ¡Mentira! Quiere tener pega no más. Entonces pensamos que no puede ser elegido indefinidamente, que tenga un número determinado y no pueda más.

¿Límite de períodos y reducción de dieta parlamentaria?
Por supuesto. Cuando uno va al Congreso la gente sabe las leyes en las que queremos incidir, como el tema de las AFP, del agua, del CAE, de la Educación…

Y como punto personal, yo me veo tremendamente violentado cuando detienen a un músico por estar tocando en la calle. Esa ley tiene que ver con la vagancia, o sea, lo detienen y lo acusan de vago. Es una bofetada a la cultura. Voy a tratar de avanzar en las plazas liberadas, en cuanto a la posibilidad de que los artistas puedan expresar ahí sus cuadros, su literatura, su canto.

Sobre el 2022, debería ser Beatriz Sánchez la apuesta presidencial o se buscaría un nuevo rostro?
Por supuesto que tiene que serlo. Beatriz Sánchez, con esa frescura, con esa ‘ignorancia’ de la política, en el sentido de las malas prácticas… ella abandonó una carrera que amaba por el servicio.

El Frente Amplio se convirtió en un nuevo referente político con una representación parlamentaria de 20 diputados y un senador. El 11 de marzo iniciará la prueba de fuego del conglomerado que ya se define como de oposición ante cualquiera de las dos opciones que finalmente llegue a La Moneda.

Alarcón, más conocido como Florcita Motuda, será parte de ese grupo y a pesar de decir que a su edad está más cerca de la muerte, es una de las caras que cambiará el rostro del Congreso.