Rossi sobre ausencia de sangre en el arma del ataque: “Habría que ser muy gil para dejar un cuchillo así”

Los primeros peritajes por el ataque sufrido por el senador en Iquique no lograron acreditar presencia de sangre humana en el arma.

721

El senador Fulvio Rossi, respondió a la información entregada este martes por el fiscal Gonzalo Guerrero, quién dijo que no se lograron acreditar rastros de sangre humana en el cuchillo con que habría sido atacado el parlamentario en sus últimos días de campaña.

Los primeros resultados de la investigación tampoco revelaron indicios del agresor que Rossi describió como un hombre de “raza negra”, luego de que se revisaran más de 70 cámaras de seguridad, despertando dudas respecto a la veracidad del ataque.

Pero el senador, quién no salió electo para un nuevo período, apuntó a la información entregada por Guerrero. “Esto tiene un tinte más político”, aseguró Rossi a Emol, señalando al diputado comunista Hugo Gutiérrez, quién desde el inicio ha cuestionado el ataque al exsocialista.

Veo que hay una intromisión inaceptable del diputado Gutiérrez en la investigación (…) Me molesta el uso y abuso político que hace el diputado”, manifestó.

Es reconocida su animadversión. Son varias querellas que me ha puesto y hoy aparece prácticamente decretando diligencias”, agregó.

Respecto de las dudas surgidas sobre la agresión, acusó “mala fe” y señaló que “¿para qué dejar un cuchillo que supuestamente no tiene sangre? Es absurdo”.

“Si la fiscalía no encuentran a responsables resulta que el culpable soy yo. Lo raro es que la víctima tiene la responsabilidad”, señaló Rossi y agregó que “no conozco las pericias que se hicieron sobre mi camisa que tenía sangre, las heridas existen. Entonces habría que ser muy gil para dejar un cuchillo así”.

Por su parte, el diputado comunista se volvió a referir al caso tras la información entregada por la Fiscalía, señalando que “el coraje de haber denunciado el megatongo me pudo haber costado la elección de diputado y a Rossi haber ganado la de senador ¡Su victimización casi logra manipular a los electores! Este caso amerita un estudio sociológico de manipulación de medios”.