Hijo de vocera de “Bus de la libertad” anuncia este martes que cambiará de sexo

Fue la misma madre, Marcela Aranda, quien confirmó la noticia a través de un comunicado publicado por Facebook y acusó al Movilh de realizar un uso mediático e “inhumano” del hecho.

1168

Marcela Aranda, la vocera del “Bus de la libertad” que en julio pasado recorrió Santiago y Valparaíso difundiendo mensajes contra la ideología de género, reconoció en la noche del lunes que es un hijo suyo el que anunciará este martes junto al Movilh su decisión de cambiar nombre y sexo legal.

En su perfil de Facebook, Aranda publicó un comunicado en el que admite esta situación y acusa al Movilh de hacer una “terrible utilización mediática e inhumana” con este caso.

El comunicado de Marcela Aranda señala que “hace más de seis meses buscamos representar el sentir de millones de personas que hoy en día parecieran no tener voz en Chile. El Bus de la Libertad recorrió las calles de un país libre y soberano. Y si bien tuvo apoyo y detractores, un grupo de personas demostraron un odio violento hacia nosotros por pensar distinto y ser ‘diferentes’, mal entendiendo y tergiversando un mensaje que no iba dirigido a ellos”.

Agregó que “son estas mismas personas las que, en un acto de completa inhumanidad, utilizan una situación personal y familiar para sacar dividendos y ventajas ante algunos debates que el país está dando”.

“No haré ningún comentario sobre mi hijo, a quien amo con el mismo amor que Dios nos ama, con un amor que nunca deja de ser. Sin condiciones”, afirmó Aranda.

La vocera aseguró que “de ninguna manera voy a exponer a mi familia y siempre voy a proteger a mi hijo, por lo que no participaré de esta maquinación que busca la destrucción íntima de una persona que no piensa como ellos”.

La madre reiteró su “completo rechazo a la terrible utilización mediática e inhumana que hace el Movilh, como si un hijo fuera un producto o un arma con el que se puede destruir. El uso de su persona, imagen e intimidad es una estrategia cruel e inmoral que para conseguir sus objetivos no le importa exponer y dañar la vida de mi hijo. Él no es un producto de propaganda, sus procesos, como los de cualquiera, merecen un respeto y cuidado que el Movilh ha vulnerado”.

“Él es mi hijo, como lo podría ser de cualquier madre. Seguiré orando, como cada día, por él, su vida y su corazón. Es amado sin condiciones y lo será siempre contra viento y marea. Y sabemos que ese amor lo alcanzará en algún momento”, añadió.

Aranda finalizó agradeciendo “las muestras de solidaridad y afecto, no solo a mí, sino a mi familia. Dios guía y guiará nuestros pasos. No claudicaremos en el propósito al cual fuimos llamados. Y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que estas prácticas de manipulación y utilización irresponsables y egoístas no le sucedan a ninguna madre, ningún padre, familia y a ningún niño en Chile”.

  • Manuel Segovia

    Notable la generosidad y la empatía de la Señora Marcela, a pesar, de tener un hijo con esta condición, y exponerse a futuras críticas de contradicción, se ofrece en encabezar un movimiento que apunta precisamente en advertir, acoger y prevenir a otras familias que pudieran estar pasando por lo mismo. Sin duda alguna es ¡muy generosa y empática!.