Gobierno y sector público sellan protocolo de acuerdo por reajuste salarial

Titular de Hacienda valoró el acuerdo adoptado entre la Mesa del Sector Público y el Ejecutivo, cuyas tratativas llegaron a puerto fijando un incremento de 2,5% la remuneración bruta de los trabajadores del Estado.

23717

“La reactivación tiene que venir con los trabajadores, no a costa de ellos”, afirmó este lunes el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, al suscribir junto con la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, el protocolo de acuerdo que pone fin a la negociación entre el Gobierno y el sector público en torno al reajuste salarial.

El documento establece un incremento general de remuneraciones de 2,5% a partir del 1 de diciembre próximo, junto a nuevos montos para la remuneración bruta mensual mínima, de manera que a contar del 1 de enero de 2018 ningún funcionario reciba mensualmente menos de $369.636 en el caso de los auxiliares; $411.369 en el caso de los administrativos y $437.601 en el caso de los técnicos.

Asimismo, el proyecto de ley incorpora un bono especial de cargo fiscal, no imponible, que se pagará por única vez en diciembre de 2017, por un total de $170.000 para los trabajadores cuya remuneración líquida que les corresponda percibir en el mes de noviembre de 2017 sea igual o inferior a $660.000.

En el caso de los trabajadores con remuneración mensual líquida superior a los $ 660.000, pero cuya remuneración mensual bruta sea igual o inferior a $2.403.687, recibirán un bono de $85.000, entre otros beneficios que incorpora el protocolo.

A este acuerdo concurrieron 15 organizaciones de funcionarios públicos, además de la CUT, organización que coordina la mesa: ANEF, Asemuch, Confemuch, Confenats, Fenats Unitaria, Fenats Nacional, Fentess, Ajunji, Fenfussap, Fenafuch, Fenafuech, Antue y Fauech.

Los contenidos pactados se incluirán en el proyecto de ley de reajuste del sector público, que se ingresará al Congreso Nacional el 28 de noviembre. Adicionalmente el acuerdo incluye materias a ser trabajadas en lo que resta del período de gobierno de la actual administración.

De esta manera, se ingresará al Congreso Nacional un proyecto de ley de reajuste con amplio acuerdo con los funcionarios públicos, lo que no ocurría desde el año 2014.

“Fue un diálogo respetuoso y horizontal donde con gran responsabilidad y estudio de sus propuestas, los trabajadores nos hicieron presente que había realidades que posiblemente nosotros no habíamos comprendido del todo y fue en esa mutua comprensión de donde yo aprendí mucho en el que podemos ir destrabando situaciones tanto particulares como de carácter más general”, destacó el jefe de las finanzas públicas.

Aunque reconoció que a los trabajadores no satisface del todo este acuerdo, agregó que “nos encontrábamos con la tremenda realidad de alguna forma de la estrechez económica”.

En materia de agenda laboral del gobierno, el titular de Hacienda manifestó que “la Presidenta de la República dio una enorme batalla por revindicar el derecho de los trabajadores, a la huelga efectiva, a la titularidad sindical y la oposición hizo una completa obstrucción de todo esto y el proyecto salió a medias, pero esto es un mentís absoluto al temor que algunos tratan de instalar de que negociar con los trabajadores es potencialmente un tema de inestabilidad”.

Agregó que “muy por el contrario, este es un mentís categórico que los trabajadores en definitiva y aquí estamos hablando de un millón de trabajadores son perfectamente capaces de a veces hacer concesiones de corto plazo cuando lo que está de por medio es la tarea de ir construyendo un país que los incluya de verdad”.

En tanto, la ministra del Trabajo, Alejandra Krauss comentó que “el Ejecutivo valora este acuerdo profundamente, sobre todo, por el marco del diálogo de profundo respeto, responsabilidad, seriedad, honestidad en que este se desarrolló en largas jornadas, en varias reuniones. Quisiera recordar que desde el año 2014 no llegábamos al Parlamento con un acuerdo suscrito por los trabajadores, han sido ellos, sus dirigentes, las organizaciones, quienes han liderado este proceso y son capaces hoy día de decirle al país que existiendo temas que resolver en un futuro, se entienden satisfactoriamente”.

Por su parte, la presidenta de la CUT manifestó que “ha sido un esfuerzo importante y un diálogo muy intenso que ha puesto por sobre todas las cosas y sobre todos los intereses las necesidades de los trabajadores y las trabajadoras del Estado”.