Lúdica obra usa la música y el rap para enseñar los caminos de la ciencia

Apta para niños entre 6 y 11 años “El Taller de los cachivaches” se estrena este sábado 14 de octubre en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, con presentaciones hasta el 26 de noviembre.

266

Los infinitos caminos de la ciencia y los grandes descubrimientos, desde la rueda hasta la energía eólica, son parte del contenido “El taller de los cachivaches”, entretenido montaje de la compañía Teatro Atanor.

De la mano de cuatro ingeniosos y musicales inventores la obra que se adjudicó financiamiento del Fondart trae mucha música, rap e imaginación para que los más pequeños aprendan de estas disciplinas y los inventos que han revolucionado al mundo.

En escena el público podrá apreciar como cuatro inventores y su proyecto itinerante “El Taller de Los Cachivaches”, se ha propuesto desarrollar un “neoinvento” aplicado a la generación de energía conducida e impulsada por elementos naturales, denominado NAGECIEN.

Para lograrlo repasan diversos inventos esenciales en la historia de la humanidad creados para producir energía a través de recursos naturales no contaminantes.

Al investigar recrearán sus posibles formas de invención, jugando diferentes roles y utilizando toda clase de objetos que permitan crear y narrar.

Gustavo Valdivieso, director de la obra y cabeza de la compañía, que ya lleva dos montajes dirigidos a los más chicos (“Un Viaje por la Casa” en 2012, y “El Secuestro de la Bibliotecaria” en 2015), cuenta que quieren llegar a niños un poco más grandes: “Elo objetivo es abarcar a espectadores desde los 6 años hasta los 10 u 11, con diferentes lecturas. Queremos reencantar a los chicos y chicas que se aburren en el teatro para niños”.

Los personajes son jóvenes raperos muy musicales, explican muchas cosas rapeando y llevan los nombres de los cuatro elementos: Mapu, Candela, Eolo y Marina.

Cada uno con su personalidad y carácter propio; Mapu es hiperquinético y quiere solucionar todo muy rápido; Candela es la jefa, toma las decisiones importantes y ordena al resto; Martina es la más seria, como la presidente del centro de alumnos; Eolo es el más volado, pero, al mismo tiempo, el más brillante.

“El escenario está lleno de objetos de reciclaje, como tubos, embudos, mangueras, baldes y barras, y con ellos se crea la escenografía y utilería. Por ejemplo, construimos una tuba con tubos y baldes, y una trompeta con embudos y mangueras, ¡que suenan muy bien y como los instrumentos reales!”, señala Valdivieso.

Durante la obra los jóvenes inventores citan la energía eólica y la cinética, hablan del globo aerostático, de la vela de barco, del molino de viento, de la energía eléctrica, de la rueda, de cómo se enciende la luz, en fin.

“El conflicto surge cuando uno de estos inventos se pierde, poniéndose en riesgo su investigación”, adelanta.

La realización de “El Taller de los Cachivaches” tuvo un arduo proceso de investigación, ya que posee mucho contenido científico que hubo de transformarse a un lenguaje sencillo. Respecto del estilo, el director precisa que esta vez trabajaron el lenguaje de los dibujos animados: “Hay mucha fisicalidad, gestos exagerados y desproporcionados, asimetría en los movimientos, lo que ha sido muy difícil de lograr”.

Además de los instrumentos que aparecen en escena, puede escucharse música original grabada.

ATANOR
La compañía Teatro Atanor en un inicio se caracterizó por la realización de espectáculos de calle y obras itinerantes, cuyo propósito fundamental fue llegar, transversalmente, a todos los sectores sociales.

A partir del año 2012 orienta su trabajo a la infancia, desarrollando obras para sus diferentes etapas e incorporando la música como uno de sus ejes esenciales. El desarrollo artístico de los niños es la principal motivación del colectivo.

En el grupo se mezclan actores, diseñadores, músicos y docentes que generan trabajos multidisciplinarios que apuntan a incentivar la creatividad en el público infantil, desde la primera infancia en adelante. Sus primeras obras, “Alape, un mito kawéskar” y “La epopeya de Chile”, ya demuestran la síntesis donde se funde música en vivo, teatro gestual y de objetos.

Dos de sus más exitosas obras, que aún mantiene en cartelera por regiones del país, son “El asombroso viaje por la casa” y “El secuestro de la bibliotecaria”.

FICHA ARTÍSTICA
Obra: “El Taller de los Cachivaches”
Compañía: Teatro Atanor
Dirección y puesta en escena: Gustavo Valdivieso
Elenco: Gonzalo Torrealba, Paloma Geisse, Gaspar Domínguez y Martina Valladares.
Dirección de arte y técnica: José Antonio Palma
Producción: Claudia García
Realización musical: Ojo Piojo

COORDENADAS
Obra: “El Taller de los Cachivaches”
Temporada: 14 de octubre al 26 de noviembre de 2017
Funciones: sábado a las 16 horas y domingo a las 12:00 horas
Dónde: Centro de Extensión UC, Alameda 390, Santiago.
Entrada: general $3.500 y niños: $2.500 / Consulta por convenios aquí.