Katty Kowaleczko y Alejandro Castillo estrenan irónica obra sobre la miseria humana

Los actores se reencuentras a doce años del último montaje que hicieron para dar vida a “Después de mí, el diluvio”, aborda la invisibilidad que sufren personas condenadas por la miseria y la explotación.

281

Una versión criolla del laureado texto original de la dramaturga catalana, Llüisa Cunillé, es el que protagonizarán a contar de este sábado 25 de noviembre los actores Katty Kowaleczko y Alejandro Castillo en el Teatro Mori de Bellavista.

“Después de mí, el diluvio”, se basa en el relato “Après moi, le déluge”, de la Premio Nacional de Literatura Dramática en España, montaje que inspira en un encuentro casual en un hotel en Kinshasa, República Democrática del Congo y aborda la invisibilidad que sufren personas condenadas por la miseria y la explotación.

Cuando el dictador congolés, Mobutu, abandonó su país tras ser derrocado (1997), pronunció la frase “Après moi, le déluge” (“Después de mí, el diluvio”). Esta sentencia es recogida por la catalana para dar pie a la sutil ironía con la que plasma, a través de una sensible historia, la tensión entre solidaridad y explotación, riqueza natural y miseria de la población.

Esas situaciones evidencian lugares como la República Democrática del Congo y que la autora toma como punto de partida para abordar el tema central de su obra: el destino de los niños de la guerra, las seculares miserias de los países ricos en recursos frente a la explotación colonialistas antes y las transnacionales ahora.

Así en la habitación de un hotel de Kinshasa se encuentran un hombre y una mujer. Él, un empresario europeo que trabaja para una compañía sudafricana que se dedica a la extracción y comercialización del coltan (este mineral, indispensable en toda la tecnología actual, ha desencadenado las más cruentas guerras, encubiertas bajo las llamadas guerras tribales).

Ella, también europea, vive hace años en el país desempeñándose como intérprete. En esta ocasión será la voz de un tercer personaje (que no se ve en escena) y que lucha por conseguir a cualquier precio salvar a su hijo de un destino terrible…

“La estructura del relato, la fuerza con que la escritora instala la presencia de un personaje que no está físicamente, que no vemos, pero que crece y se revela como protagonista, la convierten en una de las obras más novedosas y emotivas del teatro contemporáneo. Es una historia sobre la desigualdad, sobre la urgente necesidad de ver a los invisibles, aquellos que no consideramos, pero que están a nuestro lado y que sufren la condena de vidas ya prefijadas por la explotación y la miseria; es una obra, en definitiva, sobre la conciencia, la mala conciencia”, explica Alejandro Castillo, quien además dirige este montaje.

“La simpleza con la que fue escrita esta obra, la hacen bella y que su historia pase directamente a los sentidos, permitiendo que el espectador acompañe el viaje muy fácilmente. Es una obra que, si bien pasa en África, en un lugar tan distante de nosotros, toca un tema que es universal y que son las personas que no se ven, la gente invisible, marcadas por un destino, que no tienen oportunidades y sobre las que nadie parece hacerse cargo. La forma en que se concentra el verbo permite un despliegue del imaginario, por parte del espectador, lo que la transforma en una pequeña joya teatral”, agrega la actriz.

COORDENADAS
Obra:
“Después de mí, el diluvio”
Temporada: 25 de noviembre al 17 de diciembre
Funciones: viernes 21:30 horas, sábado 20:30 horas y domingo 20:00 horas.
Dónde: Teatro Mori Bellavista, Constitución 183, Providencia.
Valores: viernes $10.000, sábado $12.000 y domingo $8.000 general. Consulta por descuentos aquí.

FICHA ARTÍSTICA
Dramaturgia:
Lluïsa Cunillé
Dirección: Alejandro Castillo
Elenco: Katty Kowaleczko y Alejandro Castillo
Producción: Loreto Moya
Diseño integral: Jorge “Chino” González
Gráfica: Eduardo Cerón
Técnico audiovisual: Hugo Alfaro
Agencia audiovisual: FatMedia
Prensa: Claudia Palominos