Exitoso torneo de golf reunió fondos para obra solidaria para niños del Hospital Roberto del Río

La obra solidaria permite hacer mejoras en la casa de acogida de la corporación que busca dar mejores condiciones a las familias que deben viajar hasta Santiago para que sus hijos puedan ser atendidos en el centro asistencial.

193

Con la satisfacción de la competencia y de haber contribuido a la obra benéfica se concretó el XI Campeonato de Golf – Copa COAR – Raúl Schönthaler, organizado por la corporación para recaudar fondos a favor de la casa de acogida de niños que son atendidos diariamente en el Hospital Raúl del Río.

Como ONG, la Corporación de Amigos del Hospital Roberto del Río se financia por medio de donaciones públicas y privadas, sobre todo de socios y de lo recaudado en eventos de este tipo. Los fondos son destinados a la obra solidaria.

De esta manera es como en los últimos 26 años, la corporación logró la construcción de la residencia ubicada en el terreno del antiguo hospital San José, en la comuna de Independencia, la misma que ha sido ampliada y modernizada para los niños y sus familias.

El campeonato se realizó en el Club de Golf Lomas de La Dehesa, donde más de 50 personas participaron de la jornada solidaria.

Torneo COAR (Fabián Vargas – La Nación)

Las cuentas fueron alegres al final del día. La actividad deportiva logró la meta esperada para el último proyecto de la corporación, una sala de entretención para niños. A eso se le debe sumar lo reunido en la subasta que vino después con bienes donados a la corporación para este fin.

Para el presidente del directorio de la Corporación, Dr. Juan Pablo Valdivieso, la jornada fue exitosa a pesar de que tuvieron que cambiar la fecha tradicional del evento de octubre a noviembre, cuando hay otros torneos de golf. “Que haya llegado esta cantidad de jugadores es un excelente número. Hay mucha gente fiel a nosotros, que sigue viniendo, pero también hay gente nueva”, resaltó.

Valdivieso explica además que estas jornadas tienen una doble función: también difunden la obra de COAR.

“Seguimos en una campaña importante para aumentar nuestros socios, porque es un aporte permanente e importante que nos ayuda. Sobre eventos tendremos uno anual, como este año que fue en Espacio Riesco, además estamos viendo la posibilidad de poder realizar un espectáculo musical a beneficio de la corporación que tiene bastante llegada para la gente, que puede ver a sus artistas favoritos y ayuda a nuestra causa”.

Para el futuro, COAR ya está pensando en multiplicar los eventos, incluyendo un festival musical.

Misión cumplida

El torneo de golf inició pasado el mediodía en el club Lomas de La Dehesa el pasado miércoles 15 y sus participantes destacaron lo valioso de la actividad.

“Hemos sumado nuevos integrantes y eso es muy importante, porque si conocen nuestra corporación saben a quienes están ayudando y porqué estamos haciendo esto. En el fondo, abrimos las puertas para que lo puedan conocer”, comentó a La Nación Claudia Cornejo, Directora Ejecutiva de COAR, agregando que el evento “fue bastante entretenido. La gente tenía ganas de participar y colaborar y por lo tanto ha sido bastante bueno”.

Claudia Cornejo, directora ejecutiva de COAR Chile (Fabián Vargas – La Nación)

Ya eran las 18 horas y con 25° de temperatura cuando los participantes ya cerraban la jornada. Uno de ellos fue Pelayo Gumucio Schönthaler, quien junto a sus tres hermanos se unió al torneo.

“Este campeonato es importante para nosotros, no somos muy buenos golfistas, pero quisimos venir y hacernos parte de la obra que se ha perpetuado en el tiempo. Esta es la XI fecha y ahí se nota que no solo es la junta de amigos, sino que también es algo para ayudar y tiene un espíritu benéfico que ha perdurado en el tiempo”, dijo a nuestro medio el también sobrino de Raúl Schönthaler, cuyo nombre fue utilizado para bautizar el torneo.

Pelayo Gumucio Schönthaler (Fabián Vargas – La Nación)

Para la familia el torneo también es un homenaje para Raúl Schönthaler, médico que impulsó el torneo y que también fue un gran colaborador de COAR.

“La mayoría viene a cooperar más que a competir. Algunos vinieron y prácticamente no juegan golf. Hay varios otros que vienen a cooperar. Uno de los participantes está de cumpleaños y dejó todo tirado porque viene a participar de esta copa y ayudar a COAR”, dijo Maite Juanicotena, viuda de Raúl Schönthaler.

Juanicotena también destacó que a pesar de que muchos no saben jugar muy bien, hubo muchos que se animaron a participar con la intención de aportar al objetivo final. Incluso, recuerda que hubo un año en que el ganador fue un extranjero que acompañó a un participante habitual.

Maite Juanicotena (Fabián Vargas – La Nación)

El evento terminó con una cena y una subasta que dio un aporta mayor al esperado para la causa final: apoyar a los niños de COAR.

FOTOS | La jornada solidaria del XI Campeonato de Golf – Copa COAR