EEUU realizó tres ataques contra células de AlQaeda y el EI en Somalía

En marzo el presidente Donald Trump otorgó un cheque en blanco a su secretario de Defensa, Jim Mattis, para llevar a cabo operaciones antiterroristas -aéreas o terrestres- en Somalia para apoyar al gobierno somalí.

221

Estados Unidos anunció este domingo que realizó tres ataques en dos días contra los islamistas shebab de Al Qaida y yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en Somalia.

El primer ataque tuvo lugar el sábado a las 16:30 GMT “cerca de Gaduud, unos 400 km al suroeste de Mogadiscio”, y dejó un shebab muerto, señaló en un comunicado el comando militar estadounidense en África (AFRICOM).

“Antes de esta operación, Estados Unidos observó al combatiente shebab participar en un ataque contra un convoy americano-somalí”, agregó el texto.

Agregó que posteriormente cerca de la medianoche, se perpetró otro ataque contra los shebab en la región de Shabelle, 65 kilómetros al oeste de Mogadiscio, dijo por su parte una portavoz de AFRICOM.

En tanto, hacia las 06:00 GMT, hubo un tercer ataque contra militantes del EI en la región semi-autónoma de Puntland, en el norte del país. “Varios terroristas” murieron en estos dos ataques, dijo la portavoz.

El ejército estadounidense “seguirá recurriendo a todos los medios autorizados y apropiados” en la lucha contra el terrorismo, fundamentalmente “atacar a los terroristas, sus campos de entrenamiento y sus santuarios en Somalia, en la región y en el mundo”, subrayó la nota.

En marzo el presidente Donald Trump otorgó un cheque en blanco a su secretario de Defensa, Jim Mattis, para llevar a cabo operaciones antiterroristas -aéreas o terrestres- en Somalia para apoyar al gobierno somalí.

A principios de noviembre, Estados Unidos atacó por primera vez al EI en el país africano.

Los shebab intentan desde 2007 derrocar al gobierno somalí apoyado por la comunidad internacional y por 22.000 efectivos de la fuerza de la Unión Africana en Somalia, desplegada en 2007.

El Ejército estadounidense tiene 400 efectivos sobre el terreno en Somalia y el Pentágono se mostró preparado para reforzar su apoyo tras el potente atentado que dejó en octubre al menos 358 muertos y 228 heridos, el peor de la historia del país.