La sincera confesión de Monserrat Álvarez tras la pérdida de su hermano

Todo se dio cuando los panelistas del matinal del 13 comentaban el dolor que enfrentó Benjamín Vicuña al momento de perder a su hija, Blanca. La periodista recordó el momento en perdió a su familiar más cercano.

1943

Este viernes Bienvenidos tuvo dos momentos emotivos: Pancha Merino y su nueva vida después de la tormenta, tras la separación con su marido; y la emotiva confesión de Monserrat Álvarez al recordar a su hermano al momento de fallecer.

Todo se dio cuando los panelistas comentaban las declaraciones dadas por Benjamín Vicuña en el programa de Diana Bolocco. En el espacio de conversación, el actor recordó cuando perdió a su hija Blanca.

Mientras conversaban del tema, Monserrat Álvarez se sinceró y comentó el dolor que es perder a un familiar.

Uno dice esto no lo voy a resistir y Benjamín está luchando y lo está resistiendo, pero uno siempre va a ser una persona distinta a antes de la pérdida de una persona”, comentó.

Luego agregó que: “Sientes que estás un poco mejor y el alivio, y de repente vuelves a estar pésimo … lo triste de todo esto es que la única cosa que te consuela es el paso del tiempo, la resignación, quiero que pase rápido el tiempo, para que no viva más este momento (…) Una de las peores cosas es despertarse en las mañanas, abres los ojos y te golpea la realidad, el abrir los ojos te juro que es como ‘no’, y pasa mucho tiempo así”.

El hermano de la periodista falleció 1998 a la edad de los 34 años. Al recordar, la comunicadora confesó que lloró un año seguido.

Yo lloré, nunca pude dejar de llorar, lloré un año seguido, todos los días“, aseveró. Pero eso no fue todo, pues también contó que una hermosa noticia la ayudó a salir adelante. “De repente me di cuenta que hace como 5 días no había llorado, y era que estaba embarazada. Fue biológico, yo no sabía que estaba embarazada, es la fuerza de la vida, y uno no lo maneja”, comentó emocionada.

La llegada de su primer hijo vino a dar alegría a la familia de Álvarez.  “En mi familia no habían niños, mi hijo fue el primer nieto, él fue como la tabla de salvación de todos”, dijo.