Tribunales modificó medidas de seguridad de Celestino Córdova

La decisión se tomó luego de constatarse que el interno permanecía con durante toda la jornada, como grilletes en los tobillos y bajo permanente vigilancia de Gendarmería en el hospital.

209

El Juzgado de Garantía de Temuco acogió este jueves 2 de noviembre, el recurso de amparo presentado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y modificó las medidas de seguridad dispuestas por Gendarmería a Celestino Cerafín Córdova Tránsito, quien permanece internado en el Hospital Intercultural de Nueva Imperial.

La resolución la adoptó la magistrada Luz Mónica Arancibia Mena, tras constituirse en el Centro de Medicina Mapuche Ñi Lawentuwün del Hospital Intercultural, y constatar que el amparado permanecía con medidas de seguridad durante toda la jornada, como grilletes en los tobillos y bajo permanente vigilancia de Gendarmería.

Durante la visita, el machi le dijo a la magistrada Arancibia que estaba recibiendo un trato respetuoso del personal de Gendarmería y que está afectado por una enfermedad denominada kisukutran, patologías que el pueblo mapuche atribuye al contacto con “la otra sociedad”.

Tras la visita, la magistrada dispuso que las esposas o grilletes sean quitados en el horario de 14:00 a 20:00 horas y que la luz de la pieza en la que se encuentra permanezca apagada durante la noche.

Además, la puerta de la habitación se mantendrá cerrada hasta 45 grados y las esposas o grilletes no se pueden sacar en la noche.

En materia de visitas, los familiares o amigos que visiten a Celestino Córdova lo hagan en grupos de hasta tres personas.

El machi permanece internado en el hospital Intercultural desde el pasado 24 de octubre, estadía que se prolongará hasta el próximo 16 de noviembre.

Celestino Córdova cumple condena de presidio perpetuo, como autor del delito consumado de incendio con resultado de muerte, en carácter de terrorista, en contra del matrimonio de Werner Luchsinger Lemp y Vivian Mackay González. Ilícito perpetrado en el fundo Granja Lumahue de la comuna de Vilcún, la madrugada del 4 de enero de 2013.