REVIEW | Gran Turismo Sports: La evolución necesaria del clásico de PlayStation

Un clásico de la consola de Sony llega a poner orden ante la competencia, reclamando su lugar como referente de la industria de los videojuegos y que viene a estrenar distintas novedades en comparación a sus antecesores.

169

Desde su lanzamiento en 1998 que Gran Turismo se convirtió en uno de los emblemas de la PlayStation. Fue uno de los primero título que demostraba el nivel de gráficos que la consola de Sony podía alcanzar y que ganó una inesperada y rápida popularidad entre el público gamer.

Casi 20 años después la franquicia sigue vigente, pero ya no corre solo. Distintos juegos intentan quitarle el trono a un clásico de las pistas. Pero aún tienen una tradición que derrotar.

GT Sport hizo su esperado estreno en PS4 y logró cumplir las expectativas y su promesa: ser el mejor simulador de carreras. Sin embargo, tiene otros puntos que puede pesar sobre los jugadores que han seguido la saga en estas casi dos décadas.

La desarrolladora Polyphony Digital y su mítico productor Kazunori Yamauchi tomaron un riesgo altísimo, y valió la pena. Los más puristas extrañaran el modo Gran Turismo, con el desarrollo y mejoras a cada modelo que el jugador comprará. Pero el salto es exitoso.

El juego está enfocado en la competencia on line, con una amplia gama de escuderías y modelos disponibles a la compra del jugador. El detalle de cada uno es digno de destacar, incluyendo el modelaje interno que GT Sport logra en su séptima edición de la serie.

GT Sport en modo versus local.

El sistema se basa en un modelo de licencias. El jugador debe perfeccionar su nivel para avanzar en su carrera y competir con rivales de su misma categoría. Las carreras tienen reglas claras: serás penalizado por cada jugada sucia, incluyendo usar atajos, salir de la pista y chocar a contrincantes.

GT Sports se divide en tres partes: Arcade, Sport y Campaña. El primero es una competencia contra la inteligencia artificial sorbe distintas pistas y condiciones, mientras que la segunda está dirigida a la competencia en línea, una especie de eSport que te demuestra una vez más que no eres tan bueno como crees.

Finalmente, el modo Campaña viene a ser lo que antes conocimos como el modo Gran Turismo que, para los jugadores experimentados, les recordará los niveles para obtener las distintas licencias. Una excelente escuela para los nuevos.

Las carreras en modo Arcade alcanzan a los 15 computadores en IA.

Son 162 modelos los que están disponibles de casi todas las escuderías del mundo. Número que queda al debe considerando que su competencia alcanza los 700.

Pero es no es el único “pero” de Gran Turismo. Si bien la calidad de la imagen sigue siendo superior, se extraña un desarrollo mayor sobre las condiciones de las pistas, en que solo puedes definir el momento del día en que se desarrolla la competencia. No es algo que quite el sueño, pero pudo ser un gran voto a favor.

Finalmente, una mala noticia. Una de las grandes atracciones de esta saga no está presente: el mejoramiento de los autos. Curioso. Así que si esperaban juntar créditos para cambiar las llantas, mejorar el escape o mejorar la aerodinámica, lo sentimos, ahora solo puedes cambiar el color de la pintura.

Sin embargo, lo anterior no resta que GT Sport sea uno de los títulos más esperados del año y sigue sentando las bases para un nuevo estándar en el género de carreras.

El jugador dispone de cuatro vistas disponibles, incluyendo una desde el interior de la cabina.

Un dato no menor: este título exclusivo de PlayStation 4 cuenta con tecnología VR, es decir, podrás vivir en realidad virtual su resolución 4K a 60 cuadros por segundo, alto rango dinámico (HDR) y una amplia gama de colores.

Gran Turismo Sport, como siempre, sigue siendo un imperdible de la industria y que sigue marcando la altura de la vara sobre simulación automovilística.

El juego ya está disponible en Chile y calificado para Todo Espectador.